OTRO COMPROMISO INCUMPLIDO: ACABA NOVIEMBRE Y NO SE ACTIVAN LAS CATENARIAS

La llegada de la alta velocidad se retrasa otro año más en Extremadura

Es lo que esperan los sindicatos que tarde el sistema de seguridad nuevo, que permitirá alcanzar 220 km/h

La electrificación entrará en funcionamiento antes pero hasta entonces no se podrán superar los 200 km/h

El tren Alvia que ahora funciona con tracción diesel, a su paso por la ciudad de Cáceres antes de llegar a la estación.

El tren Alvia que ahora funciona con tracción diesel, a su paso por la ciudad de Cáceres antes de llegar a la estación. / Carlos Gil

La alta velocidad tardará al menos otro año más en dejarse notar en un ahorro de tiempo en los trayectos en tren. La infraestructura ferroviaria extremeña acaba de sufrir un nuevo compromiso incumplido pues ayer acabó noviembre y la electrificación del tramo Badajoz-Plasencia no ha comenzado a funcionar. Es el tercer incumplimiento para la puesta en servicio de este trazado, ya que primero se anunció que estaría durante el primer semestre de este año, después se retrasó al verano y más tarde al mes de noviembre. Se espera que se lleve a efecto en un breve espacio de tiempo pero de momento ni Adif, ni Renfe ni el Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible avanzan una nueva fecha.

No obstante, aunque la electrificación entre en funcionamiento, Extremadura no notará prácticamente nada. Es decir, aunque puedan ya utilizarse las que serán las primeras vías de alta velocidad de la región, de momento todo seguirá igual pues no se podrá alcanzar la velocidad que permite esta nueva infraestructura y para lo que fue de hecho construida. La razón es que sigue contando con el sistema de seguridad propio para las vías de tren convencionales, que impide superar los 200 kilómetros por hora. Los Alvia diesel, que son los que se circulan ahora, solo pueden alcanzar 180 km/h. Una vez que se active la electricidad serán estos mismos los que se sigan utilizando, pero a partir de entonces pasarán a tener tracción eléctrica, con lo que podrían llegar a circular a 220; no obstante, al mantenerse el antiguo sistema de seguridad, esa velocidad se quedará en los 200 km/h.

Alta velocidad, sin velocidad

Lo explica el responsable del sector ferroviario de CCOO, Miguel Fuentes: «Hay dos niveles de seguridad y de momento el nuevo no está implementado por lo que por ahora no se va a notar nada», manifiesta. Tampoco se ha empezado a instalar, por lo que previsiblemente no podría estar operativo, según estima, hasta por lo menos «finales del año que viene». Eso significa que Extremadura tendrá que esperar al menos otro año más para que por el tramo entre Badajoz y Plasencia se pueda alcanzar una velocidad de 220 km/h. Lo mismo ocurrirá con el tren Avant, que se pondrá en funcionamiento una vez que se active la electrificación. En este caso podría circular a 250 kilómetros por hora pero tampoco podrá hacerlo por este mismo motivo. Una vez que se instale el nuevo sistema de seguridad y los trenes puedan ir más rápido, se espera un ahorro de unos 20 o 30 minutos en el trayecto entre Badajoz y Plasencia.

Asturias ya ha inaugurado la línea AVE tras 20 años de obras y 4.000 millones invertidos

Pero aun en ese momento, cuando Extremadura ya tenga el nuevo sistema de seguridad y se pueda subir la velocidad, no se llegará tampoco a alcanzar la que permiten las vías electrificadas, pues están preparadas para que los trenes circulen a 300 km/h como máximo. Lo que ocurre es que esto solo se puede llevar a efecto si sobre la infraestructura se pone en funcionamiento un AVE y por ahora esto no está previsto en Extremadura. En la región sobre estas vías realizarán el viaje trenes Alvia y Avant, que no pueden llegar a esos 300 km/h.

Pero antes de todo eso es necesario primero que los trenes se conviertan en eléctricos, para lo que de momento ni siquiera hay fecha. Ni Renfe ni el Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible ni Adif respondieron ayer a este diario sobre una estimación de cuándo podría estrenarse la nueva vía. Y tampoco han realizado ninguna comunicación oficial a los empleados ferroviarios. «Oficialmente no sabemos nada. Antes estábamos más informados porque el Pacto por el ferrocarril se reunía pero ahora, como no se reúne, ni nos informan ni nosotros tampoco podemos aportar», critica el responsable del sector ferroviario de CCOO, Miguel Fuentes.

Desde la Consejería de Infraestructuras, Transporte y Vivienda reiteran que «Extremadura necesita un tren en condiciones y sobre todo que se cumpla lo prometido. La Junta insiste en reclamar estas infraestructuras y acabar cuanto antes con el tren de la vergüenza», subrayó a este diario.

Guardiola pide «un tren digno»

Por su parte, la presidenta de la Junta de Extremadura, María Guardiola, se refirió también a este retraso este pasado miércoles en su discurso en la entrega de los premios empresario de Badajoz, que organiza La Crónica de Badajoz, ya que incidió en que la falta de la alta velocidad sigue afectando al empresariado: «Partimos de una situación de desventaja por ese abandono que ha sufrido Extremadura en materia de infraestructuras. Mientras a Cataluña se le regala el cercanías Extremadura sigue exigiendo un tren digno», reivindicó.

Extremadura ya ha concluido los trabajos, tras 16 años y una inversión de 1.700 millones, pero el estreno no llega

Más allá de Cataluña, esta misma semana Asturias ha estrenado la alta velocidad, un hito para esta comunidad que tampoco contaba hasta ahora con ni un solo kilómetro de esta infraestructura. El proceso aquí tampoco ha sido ágil, ya que se han tardado casi dos décadas (las obras empezaron en 2005) en perforar un túnel de 25 kilómetros para salvar la cordillera. En total, la variante de Pajares ha costado 4.000 millones de euros.

Extremadura no llega a los 20 años, pero se acerca. Las obras del tramo Badajoz-Plasencia, que han costado 1.700 millones de euros, comenzaron en enero del 2008, hace casi 16 años. Pero aquí, aunque ya están terminadas, el tren electrificado aún no ha llegado. Y nada se sabe. La operadora del servicio ferroviario mantiene bloqueada la venta de billetes desde Extremadura hasta Madrid a partir del 10 de diciembre; lo que está generando además quejas de los usuarios porque no pueden adquirir sus pasajes de cara a las próximas fechas navideñas. Todo parece indicar que obedece a la puesta en marcha de la electrificación ya que, según confirmó Renfe, se debe a «reajustes» en los horarios que lleva a cabo Adif. Pero lo cierto es que nadie confirma si para esa fecha se podría empezar ya a circular en eléctrico. Habrá que seguir esperando.