Visita a Bruselas

Guardiola pide al comisario de Agricultura ayuda para que Europa apoye el regadío

La presidenta recuerda que se trata de un proyecto vital para la región. También defiende la prolongación de la vida útil de la central de Almaraz

La presidenta de la Junta María Guardiola con el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski.

La presidenta de la Junta María Guardiola con el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski. / EL PERIÓDICO

La presidenta de la Junta de Extremadura, María Guardiola, se trasladó este martes a Bruselas con dos objetivos: defender el campo extremeño ante el comisario de Agricultura de la Unión Europea, Janusz Wojciechowski, y reivindicar la prolongación de la vida útil de la Central Nuclear de Almaraz en su entrevista con la directora de la Energy Platform Task de la Dirección General de Energía de la Comisión Europea, Cristina Lobillo.

El encuentro con Wojciechowski tuvo lugar en el Parlamento Europeo y Guardiola, tras transmitirle la problemática del agro extremeño y de los regantes de la región, reclamó la revisión de la arquitectura verde actual de la Política Agraria Común (PAC) y la evaluación de su impacto en la rentabilidad de las explotaciones agrarias y en la producción de alimentos. Por ello, la presidenta extremeña apostó por «un presupuesto diferenciado para la política ambiental y climática que no se cargue sobre la PAC y, por ende, sobre los hombros de agricultores y los ganaderos».

En este sentido y tras la decisión de Bruselas de flexibilizar la PAC motivada por las protestas de los agricultores y ganaderos europeos de este invierno, María Guardiola animó al comisario europeo «a ser más ambiciosos con el sector».

El regadío de Tierra de Barros

También insistió en la urgencia de revisar los acuerdos comerciales de la Unión Europea con terceros países, además elevar la contundencia de las sanciones por los reetiquetados de productos alimentarios procedentes de países extracomunitarios para hacerlos pasar por comunitarios.

Pero, además de las peticiones del campo extremeño y europeo, la jefa del Ejecutivo solicitó al comisario Wojciechowski su apoyo ante el comisario de Medio Ambiente para lograr la autorización para financiar con fondos Feader el proyecto de regadío de Tierra de Barros y que se distribuya en varios períodos para poder finalizar el plan.

«Se trata de un proyecto vital para Extremadura, para el desarrollo económico de la comarca y para la viabilidad de las explotaciones agrícolas de la zona», subrayo la presidenta.

Otras de las preocupaciones que Guardiola trasladó al responsable europeo de Agricultura se centraron en demandar la retirada de la Ley de Restauración de la Naturaleza, autorizada en febrero por el Parlamento Europeo y en transmitirle la importancia del sector del tabaco para Extremadura. Y, por ello, urgió «más flexibilidad en el uso del 1,3 dicloropropeno que reclaman los productores».

La Central Nuclear de Almaraz

Previo a la reunión con el comisario Wojciechowski, la presidenta extremeña defendió la prolongación de la vida útil de la Central Nuclear de Almaraz. Para ello, se entrevistó con la directora de la Energy Platform Task Force de la Dirección General de Política Energética de la Comisión Europea, Cristina Lobillo, a quien le pidió sumar fuerzas para este objetivo. 

La presidenta de la Junta María Guardiola con Cristina Lobillo, directora de la Energy Platform Task de la Dirección General de Energía de la Comisión Europea

La presidenta de la Junta María Guardiola con Cristina Lobillo, directora de la Energy Platform Task de la Dirección General de Energía de la Comisión Europea / EL PERIÓDICO

Y argumentó que, entre otros motivos, el cierre de la planta extremeña supondría la pérdida de 4.000 empleos en la comarca de Campo Arañuelo, pero, además, se pone en riesgo la soberanía energética del país. Guardiola aprovechó para recordar que la energía que se genera en Extremadura abastece a más de 8 millones de hogares en España.

Por último, María Guardiola recapituló el potencial energético de Extremadura y requirió el apoyo de Europa para desarrollar políticas que posibiliten el refuerzo de las redes de transporte y distribución eléctrica en Extremadura, «que permita la atracción de actividad industrial a las zonas del reto demográfico», apostilló.