El balance de muertos a causa de las manifestaciones que han estallado en Perú tras la destitución del expresidente Pedro Castillo ha aumentado a 20 después de que las autoridades de Ayacucho hayan actualizado sus cifras tras los graves enfrentamientos del jueves en el aeropuerto de la región.

En total, la región de Ayacucho ha registrado ocho fallecidos. Al balance se suman los seis muertos en Apurímac (centro), tres en La Libertad, en el noroeste del país, uno en Arequipa, uno en Huancavelica y otro en Junín, según ha informado la peruana RPP.

La Dirección Regional de Salud de la región peruana de Junín ha informado este viernes de que los enfrentamientos en el distrito de Pichanaqui han dejado un muerto y cinco heridos, entre los que hay tres civiles y dos efectivos de la Policía.

"Al respecto, se hace un llamamiento a los ciudadanos y Fuerzas Armadas a evitar más enfrentamientos y preponderar la calma a fin de salvaguardar la salud y vida de toda la población", ha precisado en un comunicado, exhortando a los manifestantes a dejar pasar las ambulancias.

Por su parte, la Dirección Nacional de Salud de Ayacucho ha actualizado el balance de las víctimas que se produjeron durante los enfrentamientos en la región entre manifestantes y efectivos de la Policía, por lo que la cifra de fallecidos ha aumentado a ocho, mientras que se han registrado 52 heridos.

Tras conocerse el nuevo balance, la Defensoría del Pueblo de Perú ha anunciado este mismo viernes en un comunicado que ha interpuesto una denuncia en Huamanga, Ayacucho, para determinar si las fuerzas de seguridad peruanas utilizaron armas de fuego contra los manifestantes.

Antes de conocerse la nueva cifra de víctimas en Ayacucho, la presidenta de Perú, Dina Boluarte, ha expresado sus condolencias por la muerte de siete personas en los enfrentamientos que tuvieron lugar el jueves en el aeropuerto de este departamento peruano.

Las últimas muertes tienen lugar en medio de las fuertes protestas que están teniendo lugar en todo Perú tras la destitución y detención del expresidente Castillo el pasado 7 de diciembre. Los manifestantes piden a Boluarte la disolución del Congreso y la convocatoria de nuevas elecciones generales.

El Gobierno peruano ha decretado el estado de emergencia a nivel nacional durante un periodo de 30 días como medida de respuesta a las protestas en apoyo a Castillo. Asimismo, el Ejecutivo ha declarado la emergencia en la Red Vial Nacional, permitiendo que el Ejército salga a las calles en un esfuerzo por proteger los puntos estratégicos del país.