+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ACTUARON EN VARIOS MUNICIPIOS CACEREÑOS

Prisión por robar los cepillos de siete iglesias y en dos ayuntamientos

Los perpetraron en una sola noche. Consiguieron más de 1.500 euros

 

En la imagen, un cepillo de una iglesia. - EL PERIÓDICO

Sira Rumbo Ortega
14/02/2020

El Juzgado de lo Penal Número 2 de Cáceres condena a los acusados de robar los cepillos de siete iglesias y en dos ayuntamientos. Eran dos y actuaron en una sola noche (el 16 de mayo del 2018) en nueve municipios de la provincia cacereña. Comenzaron su hazaña en Garciaz, donde accedieron a la iglesia Apóstol Santiago, fraturaron tres cepillos y tres lampadarios consiguiendo sustraer 200 euros.

Después se dirigieron a Madroñera, donde robaron en la parroquia Purísima Concepción. Aquí rompieron dos cepillos de dos lampadarios para hacerse con un botín de 850 euros. Su tercer objetivo fue la iglesia San Lázaro Mártir de la localidad de Conquista de la Sierra, aunque no lograron llevarse nada de valor. Más tarde acudieron a la iglesia San Bartolomé Apóstol de Herguijuela, donde fracturaron dos cepillos de metal y un lampadario de madera, de los que sustrajeron 35 euros.

Acto seguido robaron en la iglesia Santo Domingo de Guzmán de Villamesías, en la que rompieron un lampadario para llevarse 200 euros. De allí se dirigieron a la iglesia de la localidad de Escurial, de la que se llevaron varias monedas procedentes de limosnas y a la de San Bartolomé de Puerto de Santa Cruz, de la que también sustrajeron monedas.

 Para terminar su hazaña atracaron el Ayuntamiento de Santa Cruz de la Sierra, de donde se llevaron 239 euros, y el de Aldea del Obispo, donde robaron 20 euros. Estos hechos produjeron importantes daños materiales.

El juzgado les condena ahora a un año y diez meses de prisión por un delito continuado de robo con fuerza y a indemnizar a todos los lugares en los que robaron con el dinero que sustrajeron además de a pagar los destrozos. La indemnización asciende a más de 3.200 euros. La sentencia es firme.