+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cartas al director

 

24/10/2019

EL CONFLICTO CATALÁN

Violencia independentista

Lara Grande

Gerente

Cuántas veces me han tirado en cara que las manifestaciones de los llamados «españolistas» siempre acaban en peleas, mientras que los independentistas no tiran ni un papel al suelo. Ahora, aunque me horroriza todo lo que está pasando, hay una parte de mí que piensa lo siguiente: ¿Veis como la brutalidad aparece igual en los catalanes independentistas como en los que no lo son? Y que la única cara de la misma moneda es el radicalismo, ya sea de derechas, de izquierdas o de simples descerebrados con ganas de liarla, y no el que nos manifestemos por una determinada causa u otra.

Espero que la televisión autonómica, TV-3, tenga un poco de vergüenza y cuando vuelva a retransmitir una marcha pacífica independentista y cambie a una de un grupo de radicales ultra con banderas de España no la defina como de signo contrario; es un grupo minoritario y ellos no representan a los que no comulgamos con la independencia, resulta ofensivo.

Está claro que la inmensa mayoría de los independentistas son absolutamente contrarios a la violencia y que los radicales violentos independentistas de los disturbios de Barcelona no los representan. Pero también está claro, y aunque a algunos les cuesta reconocerlo, que por un lado la violencia no es inherente (ni genética) de una ideología ni de otra y los que no tenemos la fe somos tan catalanes como los que la tienen y tan pacíficos como la gran mayoría de ciudadanos de Cataluña.

EXHUMACIÓN DE FRANCO

Pequeño primer paso para la historia

Cristina Nova

Ripollet

Por fin sabemos que la exhumación de Franco será este jueves. A pesar de tener 20 años y no haber vivido la dictadura, todo lo que sé lo he aprendido gracias al colegio, a mis padres o a mis abuelos, y sé que fueron tiempos difíciles para muchas personas en nuestro país. Aunque acabó hace ya algunos años, aún parece estar presente en muchos aspectos de nuestra vida, lo que nos mantiene estancados en la peor versión de nosotros mismos.

Es el momento de abrir las puertas al futuro y cerrarlas a un pasado doloroso que nos ha dejado una gran herida que parece que no cicatriza. Esta exhumación es un gesto que para algunos puede parecer innecesario, pero yo creo firmemente que es el pequeño primer paso para el progreso que tanto necesitamos.