+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ciclismo 3 la penúltima jornada del tour de Francia 2019

Bernal sentencia en la etapa mutilada por miedo al temporal

El italiano Vincenso Nibali triunfa en la última etapa alpina ante las dudas del Movistar

 

Geraint Thomas abraza a Egan Bernal en la meta de Val Thorens. - REUTERS

SERGI LÓPEZ-EGEA
28/07/2019

Egan Bernal cruzó la meta de Val Thorens, en la etapa recortada por amenaza meteorológica con la que se despedía a los Alpes, y comenzó a creérselo con la ilusión de un ciclista de 22 años que hoy hará historia en su país al convertirse en el primer colombiano que gana el Tour después de los intentos fallidos de Lucho Herrera y Fabio Parra en los 80 y de Nario Quintana y Rigo Urán en la actualidad.

Siempre arropado por un Ineos que vino a lo que vino; es decir, a ganar en París y por ello trabajó serio, a conciencia (y ayer con Geraint Thomas, último vencedor, entregado en cuerpo y alma al nuevo rey amarillo). Llevan venciendo, ahora como Ineos y antes Sky, todos los Tours desde el 2012, a excepción de la edición del 2014 que ganó Vincenzo Nibali, precisamente el triunfador de la etapa.

«Miraba los carteles y veía que quedaban cuatro kilómetros, luego tres, dos y no me creí que había ganado el Tour hasta que Thomas, en la meta, me dio una palmada. Aún queda París. Es increíble». Bernal estaba feliz. No es que le preocupara mucho que le recortaran kilómetros por culpa de unas carreteras impracticables debido al temporal del viernes. Pero cada kilómetro que le quitasen a la etapa del adiós alpino era una bendición para el colombiano de moda. Bernal era el más fuerte, el que podía responder a cualquier ofensiva final, que nunca llegó más allá del ataque en la zona de vallas de los corredores del Movistar; Valverde, segundo y Landa, tercero, ante el desconcierto general.

CONTRATIEMPO INESPERADO / Siempre podía llegar una avería, un contratiempo que le hiciese vivir un sobresalto inesperado, aunque siempre, siempre tuvo a su lado a la fortaleza del Ineos que, aunque no fue el bloque de cemento que acompañó en otro tiempo al ausente Froome, tuvo la suficiente consistencia para arropar a su líder, el que fuera, Bernal o Thomas.

Camino de Val Thorens, con solo 59,5 kilómetros que se recorrieron como si todos fueran sobre bicicletas eléctricas, volvió a suceder lo que ha ocurrido en cada etapa importante de montaña; primero en los Pirineos y ahora en los Alpes. El Ineos no tuvo que trabajar tanto como antaño porque otros, el Movistar, casi siempre, y ayer, el Jumbo, le hicieron una labor que le venía como anillo al dedo. A más velocidad, más desgaste de los rivales. A más velocidad, nadie se mueve, unas veces para buscar la ofensiva soñada pero que no fue real del Movistar, y otras para eliminar a Alaphilippe, tocado y hundido, para que Kruijkwijk se instalase en el podio de París junto a Bernal y Thomas. Colombia sonríe por sus ciclistas mientras otros se entristecen por los suyos. Bernal ganará hoy el Tour en París para comenzar a cimentar una nueva época.