+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Al borde del abismo

El Cerro puede ser expulsado tras decretar el árbitro incomparecencia ante el Montañeros.

 

Evaristo Carrasco, delegado cerrista, izquierda, conversando con directivos del Montañeros. - Foto:LA OPINION DE A CORUÑA

Al borde del abismo - Foto:LA OPINION DE A CORUÑA

JOSE LUIS VELAJOSE LUIS VELA 31/01/2011

Todo apunta a que el Cerro de Reyes será expulsado esta semana de la Segunda División B si el juez único de Competición de la Federación Española de Fútbol dictamina mañana martes que se ha producido la segunda incomparecencia del equipo pacense.

Hace ocho días, el equipo pacense jugó con once juveniles ante el Vecindario, sin que estuvieran en el terreno de juego ninguno de los siete jugadores de la primera plantilla que indica el reglamento, y ayer su encuentro liguero ante el Montañeros fue suspendido porque el equipo tampoco contó con ningún jugador del primer equipo.

SIN VIAJAR Los profesionales se negaron a viajar porque según ellos, el club no quiso facilitarles las cartas de libertad a los nueve que la pidieron en la mañana del sábado. Junto al técnico y director general, Mario Luna, se presentaron siete juveniles en La Coruña (el portero Jorge I y los jugadores de campo Jorge II, Borja, Emilio, Parri, Capa y Carlos), pero el árbitro se negó a que se disputara el choque, al no haber jugadores de la primera plantilla.

Esta medida tomada por el trencilla del encuentro de ayer podría indicar que el árbitro del Cerro-Vecindario, el castellano-leonés Alfonso Vicente Moral, se equivocó al permitir que se jugara el partido con un Cerro repleto de juveniles y el árbitro de ayer, el asturiano Pablo Fernández Pérez, tenía instrucciones claras de no hacer lo mismo.

El director general y entrenador del Cerro, Mario Luna, ha apuntado que no entiende porqué pudieron jugar ante el Vecindario y no frente al Montañeros y asegura que pedirá responsabilidades civiles y criminales a los jugadores del primer equipo, la AFE y la Federación.

Si se confirma la expulsión del Cerro de la categoría, contarían los resultados del equipo cerrista en la primera vuelta pero se anularían los de la segunda.

Quedarían tres plazas de descenso, ya que la primera estaría adjudicada, y en la próxima campaña el Cerro podría ser inscrito en el grupo XIV de Tercera División pero no ascender en su primera temporada.

De cara al próximo domingo, todo apunta a que no habrá finalmente derbi pacense en el estadio José Pache entre el Cerro y el CD Badajoz, ya que la liga podría haber finalizado en el día ayer para el club cerrista.