+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

tercera división

El Cacereño convence y lidera

El equipo verde aprovecha el pinchazo del Villanovense para subir a lo alto

 

Ezequiel volvió a marcar. - EL PERIÓDICO

José María Ortiz José María Ortiz
17/11/2019

Cacereño 4 - Calamonte 0

Cacereño: Bernabé, Neto, Carlao, Mario Ramón, Rentero, Gustavo, Javito (min. 61, Rodri), Marcos Torres, Alex García, Teto (min. 75, Rubén) y Ezequiel (min. 77, Borja García).

Calamonte: Miguel López, Villegas (minuto 57, Mario Hormigo), Manolo Parra, Diego, Pity Enrique, Écija, Eloy, Heo, Berna y Agustín.

Goles: 1-0-Min. 36: Ezequiel. 2-0-Min. 56: Alex García. 3-0-Min. 74: Marcos Torres. 4-0-Min. 84: Marcos Torres.

Árbitro: Galayo Castro. Tarjetas a los locales Mario Ramón y Javito y por los visitantes roja por doble amonestación a Eloy (min. 72). Amarilla a Villegas y Diego.

Estadio: Príncipe Felipe.

Espectadores: 850.

El Cacereño es líder. Quién lo iba a decir hace un par de meses. Su convincente triunfo ante el Calamonte (4-0) y el empate del Villanovense ante el Jerez (0-0) han aupado al grupo de Julio Cobos a lo más alto de la clasificación. El nefasto inicio queda en el olvido. Todo ha cambiado. Ni siquiera el sorteo de Copa del Rey (el Alcorcón será el rival) resta un ápice de interés al monumental vuelco de resultados, aderezado con buen juego, del decano.

Pero no fue fácil. No gobernó realmente el partido el Cacereño hasta que anotó el 1-0, obra de un Ezequiel Lamarca en vena que culminó una combinación extraordinariamente generosa urdida entre Alex García y Marcos Torres. Era el minuto 36, ocho después de que este último lanzara al limbo un penalti cometido sobre Teto.

Antes, el equipo rabúo estuvo a un notable nivel, e incluso contó con dos muy buenas oportunidades, especialmente una de Enrique, interceptada milagrosamente por Ángel Bernabé. Pero el ímpetu del Calamonte fue pura gaseosa, diluyéndose en el peor momento para sus intereses.

Desde el tanto de Ezequiel el Cacereño fue el CPC de los últimos tiempos. Con o sin bajas, el equipo de Julio Cobos ya funciona como un auténtico reloj. La gran novedad fue la titularidad, por primera vez, de Javito, con apreciables pinceladas técnicas pero muy reprimido. Sobresaliente estuvo Mario Ramón, un central de los que se califican de imperiales, pero que dio todo un curso de cómo se juega al fútbol de toque. Verdaderamente prodigioso su curso de pases, prolongaciones y sentido del desmarque del compañero. Fue, sin duda, el mejor jugador de los que pisaron este domingo el excelente césped del Príncipe Felipe.

SEGUNDA PARTE / El segundo tiempo fue un absoluto monólogo verde. Empezó el festival el siempre generoso Teto, que se escapó rompiendo el fuera de juego y sirvió en bandeja el tanto a Alex García (2-0, min. 56). Qué futbolista está disfrutando la grada del Príncipe Felipe. Qué ovación se lleva cada vez que es sustituido. Qué talento. Qué espectáculo siempre.

Julio Cobos dio entrada a Rodri y Borja, ambos con molestias de semanas anteriores, para que estos dos hombres clave del CPC no pierdan ritmo competitivo. Son cruciales ambos.

El Calamonte, a verlas venir, solamente vivió de Pity y los destellos de Berna. Muy poco por entonces, ya que el Cacereño abrumó con su insultante dominio. Cada combinación se convertía en una ocasión de gol o un tanto. Marcos Torres olvidó el disgusto de su lanzamiento de penalti para hacer los dos tantos finales que hacen justicia al fino media punta gallego.

A esa hora no se conocía el asalto al liderato. Ahora ya se pueden frotar los ojos en el seno de la sufrida afición del CPC. Su equipo es, inopinadamente, el primero de la fila en su centenario.