+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LESIONES PREOCUPANTES

Una elongación en el aductor alarga el peor inicio de Messi en el Barça

El capitán azulgrana sufre una estiramiento en el aductor izquierdo pero el club no precisa cuánto tiempo estará de baja

 

Leo Messi yace en el campo tras notar molestias en el aductor izquierdo en el partido ante el Villarreal. - AP / JOAN MONFORT

JOAN DOMÉNECH
26/09/2019

Acostumbrado a jugar todos los partidos, incluso los que debía haberse ahorrado para descansar más, Leo Messi está pasando un trago duro con el decepcionante comienzo de temporada que protagoniza. Es el peor inicio de su carrera, el más amargo que ha conocido a consecuencia de las dos lesiones que le han impedido gozar de la continuidad habitual. Solo ha jugado el 20% de los partidos: 121 minutos de los 630 correspondientes a los siete encuentros oficiales.

Desde el primer día anda Messi renqueante. Literalmente. Desde el 5 de agosto, cuando se incorporaba a los entrenamientos tras sus vacaciones con una última estancia en Ibiza. Y con él, anda renqueante el Barça, leodependiente desde hace meses.

Leo sufre  un inicio horrible, el peor comienzo de su carrera profesional que le obliga a un nuevo parón. No viajará a Getafe y está en duda que juegue el 2 de octubre ante el Inter. "Su evolución marcará su disponibilidad", decía el parte médico emitido este miércoles sin aclarar el pronóstico de la lesión más allá de que tiene "una elongación en el aductor izquierdo".

Regreso lento
 Apenas había reaparecido de la rotura en el sóleo de la pierna derecha (primer episodio), con un regreso lento y programado, con un rato en Dortmund (31 minutos) y otro en Granada (45) para tratar de mejorar los resultados del equipo, que volvió a sucumbir. En el Camp Nou, ante una hinchada que se estremeció. Igual que el propio Messi, cuando se acercó a la banda pidiendo asistencia. "No me puedo romper", musitó al fisioterapeuta Jordi Mesalles.

 «Cuando le pasa algo a Messi se para el mundo... En principio son unas molestias en el aductor», contó luego Ernesto Valverde, que había mandado a calentar a Ousmane Dembélé al saber que Messi veía que no podía continuar mucho tiempo. El técnico comentó que fue una sustitución más preventiva que obligada por la gravedad de la lesión. Un estiramiento forzado del aductor izquierdo alarmó a Messi, sensible por el mes largo que se ha pasado para recuperarse de la rotura en el sóleo de la otra pierna, la derecha. Los médicos han detectado una elongación, sin precisar el tiempo de baja de ese segundo percance. 

Parón largo
 La inactividad por el primer contratiempo ha sido más largo de la prevista, y el punto de dolor que sintió en el aductor invita a evitar riesgos. La idea del cuerpo técnico y médico es que Messi se recupere bien, del todo, y que haga la pretemporada que no ha hecho. Ni él ni, al parecer, nadie, según comentaba Gerard Piqué tras el encuentro ante el Villarreal. Messi está descartado ante el Getafe y su concurso es muy dudoso ante el Inter en la Champions (2 de octubre) y el Sevilla (6 de octubre). A continuación viene un parón de selecciones.

  La aparición de lesiones musculares siempre crea inseguridad en un futbolista. Sobre todo, si son dos, sin que haya un origen claro como puede ser un golpe. En el caso de Messi, puede ser producto de la mala preparación, la descompensación muscular, un mal gesto en una disputa, la falta de reposo tras volver de Milán para rceibir el premio The Best o la pura fatalidad. O todo a la vez.

"La pretemporada, tan necesaria para competir, no ha ayudado en nada. Con tanto viaje y muy poco entrenamiento, lo estamos notando. No solo Leo, sino bastantes jugadores no hemos cogido el tono óptimo para competir", denuncia Piqué. "La pretemporada, tan necesaria para competir, no ha ayudado en nada. Con tanto viaje y muy poco entrenamiento, lo estamos notando. No solo Leo, sino bastantes jugadores no hemos cogido el tono óptimo para competir", denunció Piqué tras el partido ante el Villarreal, solventado con muchos apuros.

El central asegura que el Barça "irá cogiendo el ritmo" para alcanzar el nivel que se le presupone, aceptando que, aunque la preparación no haya sido la adecuada y el mejor jugador del mundo no esté en el césped, no pueden blandir excusas. "Hay que seguir ahí, sacar los partidos adelante y ganándolos", admitió.