+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

INICIATIVA PARA AUMENTAR LA PRÁCTICA DEPORTIVA

Líderes de la bicicleta extremeña

Margarita Tomé y Miriam Diosdado son las impulsoras a nivel autonómico del proyecto ‘Women in Bike’, que cuenta con el respaldo de Movistar y de la Federación Española de Ciclismo. Realizan quedadas para fomentar el ciclismo entre las mujeres

 

Ciclistas 8 Grupo de mujeres durante una quedada en Almendralejo. Entre ellas está Miriam Diosdado. - CEDIDA

Ilusión sobre ruedas 8 Algunas de las participantes del proyecto Women in Bike con Margarita Tomé. - CEDIDA

JOSÉ GAGO deportes@extremadura.elperiodico.com CALAMONTE
06/03/2019

Fomentar el ciclismo femenino es el objetivo del proyecto Women in Bike y en Extremadura tiene dos nombres propios: Margarita Tomé y Miriam Diosdado, las líderes de este proyecto en la región. Dos mujeres deportistas, que aman el ciclismo y que están dispuestas a ayudar a otras féminas para iniciarse en este deporte.

«Antes practicaba tenis, también senderismo u otros deportes, pero un día mi marido me regaló su bicicleta y empecé a engancharme al ciclismo. Participé en una ruta y era la única mujer, me sentí muy cómoda y no terminé la última. Luego me saqué mi licencia federativa y he logrado en varias ocasiones el Open de Extremadura de bicicleta de montaña», narra Margarita Tomé (Malpartida de Plasencia, 1959).

La otra protagonista, Miriam Diosdado (Almendarlejo, 1986), también ama el deporte por encima de todas las cosas. «En la actualidad practico triatlón y compito en natación. Fue a través de las competiciones donde me enteré que existía este proyecto y me invitaron a participar en él. Cada vez el deporte femenino va en aumento y eso me pone muy contenta», asegura esta líder extremeña.

Más de 5.000 mujeres, según informa la Federación Española de Ciclismo, han participado en las quedadas que se organizan y existen unas 50 líderes de Woman in Bike en el país. En Extremadura, hasta la fecha, Margarita y Miriam son las pioneras. Y, de momento, la respuesta es «bastante buena», según comentan ambas.

Situaciones y machismo

Y es que este proyecto está abierto para verdaderas expertas o para mujeres que no hayan dado una pedalada en su vida. «Solemos hacer recorridos cortos, no se necesita de una preparación física extraordinaria. Y, además, también hacemos talleres para que aprendan a reparar sus bicicletas y que sepan actuar en cualquier situación que se puede dar en una ruta ciclista», expresa Tomé.

Por desgracia, el machismo se sigue dando en el deporte. Comentarios tanto de hombres como de mujeres, que hieren, pero que no hacen tirar la toalla. «La mayoría de comentarios han sido positivos, pero también he recibido palabras como marimacho o similares, pero no me han afectado. Y también he recibido comentarios de mujeres que no me han gustado, pero que cada uno actúe como quier»”, reconoce Tomé.

La última quedada, organizada por Margarita Tomé, fue el 3 de marzo, con motivo de la celebración de la semana de la mujer, y la salida fue desde Plasencia. Por su parte, la almendralejense Miriam Diosdado realiza todos los sábados una quedada y la acogida ha sido «fabulosa», según expresa la otra líder extremeña.

En este sentido, la líder almendralejense también ha conseguido involucrar al hombre en este proyecto. «Al principio, a las mujeres les cuesta probar el deporte, luego ya se van soltando y van cogiendo confianza. Además, en algunas quedadas, también han venido chicos con nosotros y la verdad que nos sentimos muy cómodas también pedaleando con ellos», indica Diosdado.

Edades y amistad

Bicicleta para todas las edades. «En general, las edades oscilan entre los 20 y los 50 años. Algunas veces también han asistido niñas pequeñas, pero han venido con sus madres, y quizás por la diferencia generacional no se sientan cómodas, pero es un paso que también queremos y debemos dar para fomentar el deporte entre las más jóvenes», manifiesta Tomé.

Women in Bike, además de fomentar el deporte del ciclismo, también genera relaciones personales. Amistad, compañerismo y buen ambiente, marcas de esas quedadas entre mujeres. «Se trata de estar en contacto con la naturaleza, de establecer relaciones con otras chicas y, fundamentalmente, de divertirse», concluye Tomé.