+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ENTREVISTA CON EL CAMPEÓN MALLORQUÍN (2)

Nadal: "La clase política española está dividiendo a nuestra sociedad"

El astro está convencido de que España es un país fantástico, "aunque somos uno de los países que más crispación generamos" "Las personas públicas debemos ser los primeros en dar ejemplo en los momentos difíciles y movilizar a la gente", señala el tenista

 

Rafa Nadal confiesa las buenas maneras de los españoles pero critica la falta de entendimiento de la clase política en general y la tendencia actual hacia la crispación y el enfrentamiento. - JORDI COTRINA

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
22/10/2020

No hay barreras, ni temas prohibidos, con Rafa Nadal. ¡Qué placer! ¡Qué oportunidad! Me ha dicho que podemos hablar de todo. Y como él ha hablado tanto y tanto de tenis, de su preparación, de la ilusión que le hacía ganar, de nuevo, en Roland Garros tras apenas jugar tres o cuatro partidos antes y, sobre todo, en unas condiciones climáticas y técnicas muy complicadas, le digo si, por casualidad, leyó una entrevista, en el diario ‘El País’, al italiano Luca de Meo, uno de los más grandes y lúcidos ejecutivos del mundo, nuevo director general del grupo Renault, tras pasar por Seat, en la que decía que “los españoles no se dan cuenta de lo buenos que son”.

Estoy convencido de que usted comparte, plenamente, esa elogiosa sentencia sobre los españoles. No sé si es exactamente así, lo que sí sé es que solemos generar más crispación que nadie. Aunque, la verdad, la situación actual no ayuda, pues es muy dura y complicada para todos, desagradable, triste y nos ha cambiado la vida de forma muy negativa, ojalá regresemos cuanto antes a un paisaje alegre y positivo en todos los sentidos. Yo creo que tenemos un país fantástico y que los españoles somos muy agradables, sociables y educados.

 ¿Lo dice por experiencia, pues usted viaja mucho? Mira, tú te metes en un ascensor en muchos países del mundo, no diré cuales, no diré nombres, ni hace falta, y das los buenos días y no te contesta ¡nadie! Aquí, en España, en cualquier rincón de España, eso no ocurre. Somos, de verdad, unos afortunados.

Pero… le veo con intención de añadir un ‘pero’. Pero, a día de hoy, sin que sea una crítica muy airada, de verdad, pienso que la televisión se está radicalizando y la clase política está dividiendo, de alguna manera, a la sociedad con tanta pelea, discusión, crispación y, sobre todo, con tan poco diálogo, entendimiento y acuerdos. Nos dividen y es una verdadera pena.

Todo lo contrario de lo que usted y su amigo Pau Gasol pusieron en marcha, en colaboración con Cruz Roja, en cuanto estalló la pandemia del Covid-19, cuando recaudaron más de 14 millones de euros. Es un tema de responsabilidad personal, creo que tenemos que dar ejemplo. Lo que nosotros podemos aportar, económicamente hablando, tendrá cierto valor, sí, pero lo importante es que tenemos la obligación de generar solidaridad, abrir los ojos a los demás y que cada uno aporte su granito de arena. Ni mucho ni poco, lo que pueda. Yo creo que en los momentos difíciles, la gente que es pública, la gente que ha tenido suerte en esta vida, tenemos que dar ejemplo y ser un poquito los que marquemos el camino para ayudar. Lo único que pretendíamos Pau y yo, y tantísimos otros que nos ayudaron (empresas incluidas), fue provocar ese cosquilleo en deportistas, artistas, empresarios, compañías… para conseguir dinero para una buena causa.

 
Rafa Nadal, en un momento de la entrevista con EL PERIÓDICO / JORDI COTRINA

Lo que usted, de la mano de su madre, hace, desde hace, exactamente ahora 10 años, con su Fundación. La Fundación es fundamental para mí y tiene un único objetivo: generar oportunidades para los niños que, realmente, no las tienen ni las tendrán si la vida sigue su curso normal. Hay familias que tienen hijos que están predestinados a tener una vida durísima por el sitio donde han nacido, por la familia humilde a la que pertenecen, porque la vida es así.

¿Cuál es su intención y objetivo? Nosotros tratamos de rodearles de un ambiente positivo y el deporte es, en ese sentido, un buen camino para conseguirlo. Yo creo que el deporte es el mejor aliado de la educación, pues tiene valores como el sacrificio, el esfuerzo, el compañerismo, la solidaridad, el respeto, la complicidad, obedecer, sí, sí, obedecer a maestros, profesores y entrenadores, que ayuden a que esos niños adquieran una buena educación. Siempre necesitamos dinero, ¡claro que sí!, pero, a día de hoy, yo estoy en condiciones de lograr ayudas y recaudar ese dinero con todo tipo de eventos y actuaciones. Mientras pueda, mientras tenga fuerzas, mientras siga teniendo el gancho que tengo, voy a trabajar en esa dirección porque puedo, porque lo siento muy dentro y porque creo que no hacerlo sería muy injusto. Además, la Fundación formará parte de mi futuro, de mi próxima vida cuando deje el tenis.