+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

polémica desigualdad

A Nike no le gusta que las atletas de élite quieran ser madres

Varias figuras explican que la multinacional les cortó el patrocinio cuando dijeron estar embarazadas. La marca del 'Just do it' reconoce la discriminación cometida y asegura que ya ha rectificado

 

Alysia Montaño tras correr 800 metros embarazada en el 2014. -

IVÁN ADLER
17/05/2019

Decidir ser madre cuando eres deportista de élite no es nada fácil. Y mucho menos cuando las marcas con las que tienen sus contratos de patricinio deciden no apoyar a las  atletas en sus deseos de traer un bebé al mundo. En las últimas horas ha salido a la luz el abandono y el desamparo protagonizado por Nike, la firma del 'Just do it' (Solo hazlo').

La primera de ellas ha sido Alysia Montaño, corredora olímpica estadounidense, especialista en 800 metros que, en una columna que escribió para 'The New York Times' revela cómo Nike la dejó tirada cuando les comunicó que quería tener un bebé. "Congelaremos el contrato y dejaremos de pagarte", fue la primera respuesta de la compañía. "Cuando una mujer decide tener un bebé, el deporte deja de ser prioritario. Y cuando me respondieron que dejarían de pagarme dejé Nike para irme a Asics. Tuve a mi hija y, cuando me estaba recuperando del embarazo a punto de volver a competir, ellos también me amenzaron con dejar de pagarme", escribió Alyisia, de 33 años.

En el 2014 Alysia se convirtió en sensación por competir en una carrera con ocho meses de embarazo. Todos la elogiaron, pero lo que nadie sabía es que puso en riesgo su embarazo justamente para que Nike no le cortase el acuerdo de patrocinio que tenían. "Nike en el día de la madre lanzó anuncios de igualdad de género, de las etapas de las mujeres atletas desde la infancia hasta la maternidad. Pero al final es solo eso, publicidad".


Alysia Montaño, competiendo embarazada en el 2014. / GANDY LYONS (GETTY IMAGES / AFP)

Phoebe Wright, corredora de Nike entre 2010 y 2016, dijo que "embarazarse es el beso de la muerte" y que "nunca le diría a Nike si quedaría embarazada". Montaño escribió: "No nos hacemos millonarias por competir, los contratos con las marcas son nuestras principales fuentes de ingresos. No es como el fútbol o la NBA que tienen un sueldo fijo".

A raíz de las declaraciones de Montaño, Jo Pavey, corredora británica cinco veces olímpica, también ha decidido confesar en el canal inglés 'Sky News' que Nike le frenó el patrocinio cuando esperaba a su primer hijo. "Cuando anuncié que estaba embarazada el contrato se paró de inmediato. Y uno de los principales problemas es que luego te pones el objetivo de recuperar el contrato. Y es la felicidad de correr lo que te mantiene en marcha, pero yo estaba enfocada en el embarazo. No quieres sentirte castigada por estar embarazada".

PRESUNTA RECTIFICACIÓN

Nike ha reconocido en un comunicado que cometió la discriminación con las embarazadas y ya ha rectificado. La empresa asegura que ha cambiado algunos enfoques del contrato en el 2018 para que no sean penalizadas si es que desean ser madres. Según información 'The New York Times', Nike aún puede reducir los patrocinios "por cualquier motivo" si la atleta no cumple con un específico rendimiento. Es decir, si la persona no se clasifica para un mundial al estar embarazada, le reduciría las remuneraciones.

Kara Goucher, otra corredora estadounidense, ha afirmado en el mismo artículo del diario norteaméricano que este tipo de presiones le complicaron la salud. Desde que compitió en la maratón de Boston siete meses después de un parto sufrió lesiones crónicas en la cadera. "Regresar a la competeción tan pronto fue una mala decisión. A mi y a mi hijo nos afectó muchísimo mental y fisícamente", reconoció.