+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

FÓRMULA 1

Todo el mundo pendiente de la remontada de Hamilton

El campeón británico arrancará el último en Bélgica, donde su compañero Rosberg lidera una parrilla muy variopinta

 

Max Verstappel (Red Bull), Nico Rosberg (Mercedes) y Kimi Raikkonen (Ferrari), los tres más veloces hoy en Spa (Bélgica). - AFP / JOHN THYS

MIGUEL MARTÍNEZ
27/08/2016

El Gran Premio de Bélgica, gracias a las penalizaciones que sufren los pilotos cuando cambian motores y piezas fundamentales de su monoplaza, se ha convertida, por motivos extraños a la pura competición, en una de las carreras más atractivas de la temporada. El campeón británico Hamilton (Mercedes), que lidera el Mundial de pilotos de F-1 con 19 puntos más que su compañero Nico Rosberg, saldrá desde la última fila de la parrilla e intentará la machada de llegar al podio. Rosberg, que ha logrado hoy su ‘pole’ nº 28 (la sexta de la temporada, con lo que iguala la marca de Hamilton), liderará una parrilla en la que destaca la segunda plaza del jovencísimo holandés Max Verstappen (Red Bull-Renault). Carlos Sainz (Toro Rosso-Ferrari) saldrá 15º y Fernando Alonso McLaren-Honda) hará compañía a Hamilton en la última fila, al sufrir una averia su coche en la Q1. 

VERSTAPPEL, ESPECTACULAR

La ‘quali’, que ha sido dominada por Rosberg (Mercedes, 1.46.744 minutos), feliz de no tenerse que pelear con Hamilton por vez primera un sábado, tendrá una primera fila vistosa en la que el agresivo e intuitivo Max Verstappen (Red Bull-Renault, 1.46.893)tratará de jugar el papel de Hamilton y adelantar a Rosberg en la salida. Detrás estarán los dos Ferrari, de Kimi Raikkonen (1.46.910) y Sebastian Vettel (1.47.101), que ya han sido claramente superados, a mitad de temporada, por los Red Bull. La tercera fila tendrá a un ambicioso Daniel Ricciardo (Red Bull-Renault, 1.47.216) seguido de Sergio Pérez (Force India, 1.47.407).


Hamilton, que hiciese lo que hiciese iba a ser penalizado con 35 puestos en la parrilla, es decir, iba a salir último incluso logrando la ‘pole’, decidió pactar con su equipo de ingenieros no competir “para conservar aún más nuestro nuevo motor, no desgastarlo por unos entrenamientos absurdos que no nos beneficiaban en nada y, además, así tenemos muchos más neumáticos para poder utilizar en carrera y aprovechar todas las circunstancias, que pueden ser muchas, que se den durante el gran premio”, explicó el líder del Mundial, campeón y gran favorito al triunfo final, a falta aún de nueve carreras”.