+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CRECE LA MOROSIDAD

Los impagos cuestan a las empresas más de 1.791 millones de euros

El plazo medio de pago aumentó en 1,19 días en el 2018

 

Fajos de billetes de euro. - ANDREA COMAS (REUTERS)

EDUARDO LÓPEZ ALONSO
01/02/2019

El periodo medio en el que las empresas españolas pagaron sus facturas al cierre de 2018 fue de 88,16 días, lo que supuso un incremento de 1,19 días respecto del 2017, según el estudio sobre comportamiento de pagos de las empresas españolas publicado por Informa D&B, compañía filial de Cesce. Estos retrasos suponen un coste directo para el conjunto del tejido empresarial español de más de 1.791 millones de euros, según este estudio basado en en los hábitos de pago de más de 400.000 empresas. De dicho análisis se desprende que, de la suma de los importes de las facturas computadas, el 97 % del total se paga dentro del plazo o con hasta 30 días de retraso. El aumento de los plazos de pago entre empresas es un indicador de un cierto empeoramiento de la situación económica con respecto a la muestra anterior.

El porcentaje de pagos puntuales se redujo hasta el 46,6% en el último trimestre del 2018, 8,4 puntos porcentuales menos que hace un año. Si añadimos los pagos realizados con hasta 30 días de retraso, el porcentaje se eleva al 92%. El retraso medio en los pagos sobre los plazos pactados se incrementa hasta los 13,30 días, superando en 0,56 días al trimestre anterior y en 0,78 días al mismo periodo del 2017.

La Administración es el sector con el peor comportamiento, con 22,49 días de retraso sobre los plazos pactados. Le sigue la hostelería (18,96 días) y otros servicios (17,72 días). Industrias extractivas, construcción y actividades inmobiliarios y servicios empresariales son los únicos sectores que no ven incrementarse su demora respecto hace un año.

En cuanto al tamaño de las empresas, el 53% de las microempresas y el 46% de las pequeñas cumplen con los plazos de pago pactados, mientras que en el caso de las medianas y las grandes empresas, únicamente el 27% y el 13%, respectivamente.

Las pequeñas empresas son las que tienen una media de retraso más baja, 11,15 días, 1,47 días más que hace un año. Las medianas y las grandes empresas también incrementan este plazo, en 1,41 días, hasta los 12,95 días en el caso de las medianas y en 1,37 días para quedar en 15,33 en el caso de las grandes.

Por comunidades, el comportamiento se divide entre norte y sur. Ceuta es la autonomía con el mayor retraso medio en los pagos, alcanzando casi los 30 días (29,58). Le sigue Melilla con retrasos de 19,76 días y Canarias (19,68 días). En el otro extremo, Navarra (9,25 días), Aragón (9,55 días), La Rioja (9,88 días) y el País Vasco (9,99 días) son las autonomías con el menor retraso medio.

Madrid está por encima de la media del país, con 15,81 días, mientras que Catalunya se sitúa por debajo, con 11,61 días. La diferencia entre la comunidad con peor y mejor comportamiento se incrementa hasta los 20,33 días, frente a los 18,24 del periodo precedente.