+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

audiencia nacional

Piden imputar a González por el ‘caso Villarejo’

Anticorrupción sospecha que aceptó contratar al expolicía para espiar

 

Francisco González, en abril. -

Á. Vázquez / P. Allendesalazar
14/11/2019

La Fiscalía Anticorrupción ha pedido al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón que impute al expresidente del BBVA Francisco González por los pagos que el banco hizo durante años al excomisario José Manuel Villarejo –principal imputado del caso Tándem sobre las cloacas policiales– por «el desarrollo de múltiples servicios de inteligencia y/o de investigación de naturaleza patrimonial y carácter ilícito».

González dejó de ser presidente a finales del año pasado, después de que se conociese la relación del banco con el expolicía, y abandonó su presidencia de honor en marzo, tras confirmarse que la entidad había sido imputada. En un comunicado, el exbanquero manifestó ayer «su plena disposición a colaborar con la Justicia» y se remitió a otra nota que publicó en marzo, en la que defendió que la entidad actuó bajo su mandato «dentro de la más estricta legalidad», algo que habría que «deslindar (de) posibles actuaciones individuales de carácter irregular, si las hubiera».

La fiscalía también ha pedido la imputación de Juan Asúa, asesor principal del presidente del banco, Carlos Torres Vila, y exdirector del negocio en España primero y de la unidad de banca corporativa y de inversión después, y de Eduardo Arbizu, responsable de regulación y control interno del grupo, que fue cesado después de la imputación de la entidad. Además, solicita que declaren como investigados otros directivos entre los que no está Torres Vila.

En febrero, el presidente prometió una investigación en profundidad, ya concluida y de la que se derivaron ceses como el de Arbizu y Antonio Béjar, responsable de Distrito Castellana Norte, aunque se ha dejado abierta por si surgen nuevas evidencias en la causa judicial, en la que se depurarán las responsabilidades penales. Al mismo tiempo, se mostró convencido de que González no tuvo nada que ver: «Él transmite una conciencia muy tranquila y que no sabía nada de las irregularidades. Yo le creo».

Anticorrupción decidió no instar la imputación de González hasta tomar declaración a varios de los exdirectivos, como quien era su jefe de seguridad, Julio Corrochano, quien firmó los contratos con Cenyt, la compañía de seguridad del entramado empresarial de Villarejo, o de Béjar quien en su primera comparecencia en el juzgado estuvo a punto de tener que aportar una fianza.