+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Letras desnudas

Miguel Ángel Lama: "El escritor tiene que ser también conciencia crítica de la sociedad; por eso, no puede estar al margen de casi nada"

 

Miguel Ángel Lama: "El escritor tiene que ser también conciencia crítica de la sociedad; por eso, no puede estar al margen de casi nada" -

Salvador Vaquero (premio Cáceres de Novela Corta 2012)
23/11/2013

Nacido en Zafra en 1962, el profesor Miguel Angel Lama Hernández es hoy por hoy una voz autorizada y prestigiosa en el mundo de las letras extremeñas, al que le gusta decir lo que piensa y usar la crítica sin cartas marcadas. Entre sus publicaciones destacan ediciones y estudios sobre distintos escritores de los siglos XVIII y XIX: Vicente García de la Huerta, Nicolás Fernández de Moratín, el Duque de Rivas, y Espronceda. Es miembro de la Asociación de Críticos Literarios de España y asesor de la revista de literaturas ibéricas Suroeste; y acaba de publicar en la colección Letras Hispánicas de Ediciones Cátedra, una edición de la poesía de José de Cadalso, Ocios de mi juventud .

 

--¿Quién es Miguel Angel Lama?

--Un profesor de literatura.

 

--¿Qué ha aportado la existencia de la Uex a la literatura extremeña?

--Creo que bastante; de la Universidad han salido muchos de los principales escritores de las generaciones a partir de la de los 80; y otros, además, han estado relacionados con ella.

 

--¿Un crítico literario es un escritor al que le gusta ver los toros desde la barrera?

--Un crítico tiene que ser un lector; y no está mal que de vez en cuando se moje, salte al ruedo. Por otro lado, a veces, los toros saltan desde la arena hasta el tendido y son los de barrera los más afectados por el susto.

 

--¿El escritor debe estar al margen de la política o la escritura puede ser un arma de compromiso político?

--El escritor tiene que ser también conciencia crítica de la sociedad; por eso, no puede estar al margen de casi nada; y menos, de la política.

 

--¿Vivimos la edad de oro de las letras extremeñas?

--Alguno ha utilizado esa etiqueta, como una manera entusiasta de destacar un momento próspero. Desde luego, es un hecho objetivo que nunca se había vivido un momento así. Decir que vivimos un momento único no es más que constatar una carencia histórica.

 

--¿Hay demasiados ególatras en el mundo de la creación literaria?

--Sí, demasiados. Suelen coincidir con los que peor escriben. Bueno, perdón, hay de todo.

 

--¿Y advenedizos?

--No, no lo creo. La literatura no es un terreno acotado. Todos estamos dotados con la lengua; pero hay que saber escribir, y tener voluntad de aprender. Sería benéfico que todo el mundo escribiese, como se monta en bicicleta sin más pretensión que divertirse y hacer vida saludable.

 

--¿Qué opinas de los grandes premios literarios que "invitan" a algunos escritores a que participen?

--Es una operación comercial, sin más; generalmente, bien pensada; aunque debería ser menos opaca. El único problema --grande-- es que hay centenares de cándidos que se presentan a esos premios y que creen que no es una legítima estrategia comercial.

--¿Los best sellers son producto de la literatura o del marketing?

--Más de lo segundo que de lo primero; pero no es un fenómeno de hoy. La novela popular existe desde hace ya algunos siglos.

 

--¿Qué opinión te merecen los libros que se convierten en idolatrados, como El tiempo entre costuras ?

--Son libros muy populares, fáciles. No me interesan. Sólo si están bien escritos. Y no es el caso.

--¿Y los que explotan el escándalo para generar el éxito como 50 Sombras ?

--Tampoco he leído eso; aunque sé perfectamente de qué se trata. Uno no puede abstraerse. Otra estrategia para vender que no tiene nada que ver con la buena literatura.

 

--¿Qué le dirías al ministro de Educación tomando un café?

--No me tomaría un café con el Ministro de Educación, Cultura y Deporte. Creo que ha llegado el momento de protestar de alguna manera contra tanto descaro y tanta irresponsabilidad. Y no pretendo que este sea el titular de la entrevista.

 

--Un libro que te haga regresar a sus páginas.

--El Quijote.

 

--Un menú para un día especial.

--Si es el día de la muerte de un ser querido, un menú rico en grasas.

 

--Un recuerdo de tu infancia en Zafra.

--Hay muchos. ¿Por qué hay que elegir uno? Si es así, una tarde en la pradera -hoy cementada como ferial-, jugando al fútbol con los amigos. O, en el mismo sitio, el día que me rompí un brazo saltando altura sin colchoneta. También hay una tarde en la que un vecino me tiró una piedra y me hizo una pitera, que es como llamábamos a una herida en la cabeza; quizá por deturpación de piquera.

 

--Un viaje inolvidable.

--20.000 leguas de viaje submarino. Todos lo son. Si hay que elegir, uno a Florencia, con mi pareja.

 

--Una anécdota divertida.

--Sosa; pero quizá venga al caso, porque fue en una entrevista. Yo era estudiante de 3º de Filología y un compañero y yo entrevistamos a Miguel Delibes para publicar la conversación en una revista. Escribí que era un "agradable conversador" y se publicó que era un "agradable conservador".

 

--Una reflexión ante la vida.

--Hoy estoy inspirado: la vida acaba en la muerte. Lo peor es que, mientras llega, algunos se dedican a hacer la vida imposible al prójimo; y así vamos. De eso nos salvan el arte y la inteligencia bien empleada.

 

--Una canción que recuerdas con cariño.

--Con mucho cariño, Palabras para Julia , el poema de José Agustín Goytisolo cantado por Paco Ibáñez.

 

--Un rincón donde sentir la paz.

--Muchos. Pero si hay que elegir uno, mi casa.

 

--¿Cómo te gustaría que te recordaran?

--Como un buen profesor de literatura.