+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El entendimiento (o no) de las izquierdas en Europa

El PSOE y Podemos, último capítulo de la división de la izquierda que recorre el viejo continente

 

EL PERIÓDICO
17/04/2016

La convivencia de los partidos de izquierda en España, como bien describió George Orwell en su 'Homenaje a Catalunya' ha sido siempre tumultuosa. Con mayor o menor virulencia, con la guerra civil como punto máximo, la suma de unas bases unidas por encima de todo por la ideología y de un discurso, casi siempre, a la defensiva para proteger, precisamente, sus principios ha ido en detrimento de un mayor grado de entente y concordia. Pero, ¿qué sucede en el resto de Europa? Los corresponsales de EL PERIÓDICO Eva Cantón(París), Carles Planas Bou (Berlín), Rossend Domènech (Roma) y Begoña Arce (Londres) lo detallan.

FRANCIA


Una pregunta recurrente en Francia es si la izquierda sobrevivirá o si se cumplirá la profecía lanzada por Manuel Valls ante el Consejo Nacional del Partido Socialista en junio del 2014: “Sí, la izquierda puede morir”, dijo el primer ministro. A trece meses de las presidenciales, hablar de división es quedarse corto. El escenario es más bien el preludio de una guerra de clanes que estallará tras la más que probable derrota electoral.

El ala izquierda del socialismo, capitaneada en la sombra por la exministra Martine Aubry, se alza en armas ante la deriva liberal de François Hollande; los intentos de unir fuerzas entre elPartido de Izquierda de Jean-Luc Melénchon y el Ecologistade Cécile Duflot, desalojada del Gobierno en septiembre del 2014 junto al ‘rebelde’ ministro de Economía, Arnaud Montebourg, suelen terminar en fracaso; el actual titular de Economía, el ex banquero Emmanuel Macron, acaba de lanzar su propio movimiento político y no se descarta que la antigua ministra de Justicia y guardiana de las esencias de la izquierda, Christiane Taubira, reaparezca en escena.

Mientras, al Partido Socialista no le entusiasma la idea de ecologistas y comunistas de celebrar unas primarias para presentar un único candidato al Elíseo. En el terreno parlamentario, las formaciones progresistas representadas en la Asamblea Nacional se articulan en cuatro grupos (Socialista, Radical, Ecologista y de Izquierda) y cualquier proyecto de reforma de corte liberal hace saltar la unidad por los aires.

ALEMANIA


En Alemania el espectro hegemónico en el centro-izquierda lo cubre desde el final de la guerra mundial el SPD. La tradición de 'realpolitik' o pragmatismo alemana ha abierto la puerta a que el partido socialdemócrata haya podido pactar y gobernar con los conservadores. Eso es imposible en países donde la fractura ideológica es más pronunciada como España.

Actualmente la formación encabezada por Sigmar Gabriel es aliada de la CDU de Angela Merkel en el gobierno federal, un papel que ha repetido en dos legislaturas más. Menos esfuerzos tuvo que hacer el partido para gobernar con partidos más cercanos a sus posiciones como los Verdes, con quienes gobernaron Alemania desde 1998 al 2005, o los liberales (FDP), con quienes compartieron la silla del poder entre las cuatro legislaturas de 1969 a 1982.

Los Verdes representan la cara más ideológica de la izquierda ecologista y antiausteridad. La formación ha sabido sacar tajada del creciente desgaste del SPD, que en las últimas dos elecciones federales sacó sus peores resultados históricos, para apuntarse victorias en los länder. Actualmente tiene presencia en el gobierno de hasta nueve estados federados. Los Verdes se disputan la segunda plaza progresista con Die Linke (La Izquierda), descendientes del partido comunista. Eso, y su tono más populista, joven y radical, hacen que el partido sea más fuerte en la zona oriental de Alemania. La izquierda alternativa sigue fragmentada entre este y oeste.

ITALIA


Desde la caída del Muro de Berlín (1989) el Partido Comunista Italiano (PCI), que englobaba toda la izquierda política del país, se ha ido transformando y dividiendo en función de su radicalización a la izquierda o de su acercamiento hacia el centro político. Actualmente existen dos partidos autónomos surgidos del entonces PCI: el Partido Demócrata (PD), liderado por Matteo Renzi e Izquierda y Libertad (SEL), situado a su izquierda y análogo a Izquierda Unida.Sin embargo, dentro del PD existe también una minoría izquierdista que, en varias ocasiones se ha planteado su salida del partido, por considerar que Renzi ya no es de izquierdas, aunque nunca ha concretado su salida.

Al margen de las divisiones del antiguo PCI existe el Movimiento 5 Estrellas (M5S), liderado por el cómico Beppe Grillo, que surgió durante la ola de indignación europea y estadounidense de 2010 y 2011. Se presentó por primera vez a las generales de 2013 y obtuvo, de golpe, el 25% de los votos. Los sociólogos y analistas del voto consideran que el M5S “pesca” electoralmente entre los progresistas más débiles, que votaban al PD de Renzi, y los conservadores más descontentos de la gestión política, que duró 20 años, de Silvio Berlusconi, que, tras su salida de hecho, ha dejado a la derecha dividida en cinco o seis formaciones distintas.

Desde un punto de vista de las ideas, el M5S hace hincapié en una transparencia total, como premisa para erradicar la corrupción política. El PD de Renzi razona que, primero hay que acabar con el grueso del paro y después se pueden recuperar las políticas sociales, aunque algún aspecto de las mismas, como los 80 euros mensuales a los sueldos por debajo de los 1.500 euros netos al mes, ya las ha recuperado. La izquierda de su partido invoca, al igual que Izquierda y Libertad (SEL), una preferencia a las políticas sociales con un mayor gravamen impositivo de las rentas y pensiones más altas, así como de las transacciones financieras.

REINO UNIDO


El mayor partido parlamentario de la izquierda británica es el Laborista. Es también el partido con mayor cantidad de afiliados en el país, en torno a unos 400.000, por su vinculación con los sindicatos. Actualmente los laboristas ocupan 232 escaños de los 650 escaños de la Cámara de los Comunes. Su actual líder, Jeremy Corbyn, --un diputado marginal hasta el pasado año--, ha dado ungiro radical hacia la izquierda a la formación, abandonando el centro y la economía mixta, propulsada por Tony Blair.

Corbyn a pesar de tener 66 años, es el político británico más próximo a Podemos en España y a Syriza en Grecia. La inmensa mayoría de los británicos considera que con Corbyn es imposible que el laborismo vuelva a ganar unas elecciones, pero el veterano político conecta sorprendentemente con nuevas corrientes de jóvenes radicales y cuenta con una importante red de apoyo en las redes sociales.

En la izquierda se sitúa también el Partido Verde, que en Inglaterra y Gales posee 65.000 miembros y es la cuarta fuerza política en Escocia, donde supera a los liberales. Posee un escaño en la Cámara de los Comunes y otro en la de los Lores. Dos partidos regionales, el Partido Nacional Escocés (SNP) y Plaid Cmyru en Gales, también han ido adoptando políticas próximas a la izquierda. El SNP lo ha hecho con tal éxito que ha arrebatado a los laboristas sus votantes tradicionales entre la clase obrera escocesa. Hay además pequeñas formaciones extraparlamentarios con escaso eco, como Left Unity, formado en el 2013 o el Partido Socialista de Gran Bretaña.

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España