+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DEL PUEBLO AL MUNDO

El éxito de empresas que nacieron de la nada

La cervecera Cerex se creó en Zarza y ahora vende miles de botellas

 

JUAN JAVIER RÍOS
26/08/2018

Sus almacenes o fábricas no están en polígonos a las afueras de una ciudad, sus sedes no ocupan oficinas en distritos financieros pero sus ventas traspasan fronteras: son empresas que nacieron de la nada en pueblos pequeños y hoy su éxito les ha hecho un hueco en el mercado internacional.

En España hay muchos y variados ejemplos de este tipo de emprendimiento gracias a personas que un día decidieron iniciar un negocio sin salir de su pueblo, les salió bien la jugada y hoy pueden ver cómo su compañía se consolida, genera empleo y son reconocidas con premios a nivel nacional e internacional, como es el caso de la empresa cervecera extremeña Cerex.

Uno de sus socios fundadores, Alfonso Vallejo, relata a Efeagro que Cerex nació en 2013 en la población cacereña de Zarza de Granadilla (1.800 habitantes) fruto de la idea que tenían él y un primo suyo (su socio actualmente) de emprender en la elaboración de cerveza artesana cuando finalizaron la carrera de Ingeniería Agronómica y después de que uno de ellos regresase de estudiar con una beca Erasmus en Alemania, donde indagó sobre esta industria.

Los inicios no fueron fáciles porque no conseguían financiación de bancos ni tampoco subvenciones por lo que tuvieron que echar mano de la familia para conseguir un Citroën C15 --de su abuelo--, un pequeño local cedido por los padres de Vallejo y algo de dinero que invirtieron en la adquisición de pequeños equipos con los que elaborar las primeras unidades de cerveza.

Fabricaron una primera tirada de 1.000 botellas y con las ventas en su pueblo «arrancaron un ciclo» de producción que ya no paró; «la voz se corrió por los bares de otros municipios cercanos» que también comenzaron a pedirles el producto ya que, entre otras cosas, decidieron innovar con la elaboración de la primera cerveza de bellota.

El salto definitivo vino con su presencia en ferias comerciales y la consecución de 19 premios a nivel nacional e internacional.

Hoy la empresa factura más de 200.000 euros anuales, tuvieron que contratar a tres personas más, han pasado de elaborar 18.000 a 150.000 litros/anuales en apenas cinco años y exportan a 11 países de tres continentes.