+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

los profesionales muestran su preocupación por un problema que cumple ya dos años

La falta de 300 medicamentos cronifica el desabastecimiento de las farmacias

Las alternativas pasan por tomar genéricos, una nueva receta e incluso medicinas no financiadas . En la región escasean los analgésicos, ansiolíticos y fármacos para el corazón, la tensión y la circulación

 

Un auxiliar de farmacia coloca envases de medicamentos en una estantería de su establecimiento. - EL PERIÓDICO

Las farmacias extremeñas cumplen ya dos años con problemas de suministro para más de 300 medicamentos y lejos de resolverse, el problema se cronifica. Seguril, Adiro, Duphalac, Hemovas o Espidifen son algunos de los fármacos que los extremeños han intentado comprar sin éxito en la última semana y en algunos casos como el del Seguril se han pedido más de 250 veces en las boticas. Escasean analgésicos, ansiolíticos y fármacos para el corazón, la tensión o la circulación e incluso antibióticos o pastillas anticonceptivas como Loette. «Lo que falta es muy barato, no lo caro, porque a la industria farmacéutica no le interesa tenerlo en el mercado a ese precio tan bajo», explica el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Badajoz, Cecilio Venegas.

Solo en la última semana el colegio ha notificado problemas de suministro para 312 medicamentos en diferentes envases y presentaciones, seis de ellos sin equivalentes genéricos ni sustitutos en el mercado. Una situación que es común a todo el país y que según Venegas lleva ya arrastrándose dos años, con un pico de incidencia el pasado invierno, y que lejos de resolverse «se está cronificando». Algunos medicamentos que antes faltaban como por ejemplo Adiro o el conocido Dalsy para bebés vuelven poco a poco a las farmacias, pero entonces otros que no tenían problemas empiezan a desaparecer.

Esta falta de suministro no se puede explicar en un solo motivo, aunque el económico y la crisis están entre los fundamentales. En España existe un sistema de precios de referencia que fija el Gobierno y que sitúa el coste de los medicamentos entre los más baratos de toda Europa. A la industria no le interesa sacar al mercado ciertas presentaciones a esos precios y se defiende poniendo algunos lotes de vez en cuando, pero envía el grueso de su producción a países como Reino Unido o Alemania, donde estos mismos fármacos pueden ser hasta ocho veces más caros.

Como ejemplo se puede citar el omeprazol, un medicamento que hace años podía costar hasta 7.000 pesetas y que ahora se adquiere por dos euros. En definitiva, un problema del que han resultado damnificados los usuarios y también los propios farmacéuticos, que son quienes en la mayoría de los casos tienen que buscar un sustituto a esa pastilla que falta. «Además de las tareas burocráticas grandes que conlleva la receta electrónica tienes que convertir ese medicamento en otra cosa que tengas, y es algo que tienes que hacer todos los días con muchos pacientes», asegura Venegas.

GENÉRICOS / La mayoría de las veces el cambio se produce por un genérico, pero también se dan casos en los que el paciente acude a la farmacia con la receta de un fármaco financiado y acaba llevándose uno que no lo está. «Es una guerra clara entre el Estado y las farmacéuticas y la industria se defiende ofertando productos más caros o pocas unidades», detalla el presidente del colegio pacense. El problema para el paciente viene cuando ese medicamento no tiene sustituto, que es lo que ocurre con la mayoría de broncodilatadores y algunos antihistamínicos por su dosis y formato. Entonces, el paciente no tiene más remedio que volver a la consulta del médico para que le cambie el tratamiento con las consiguientes molestias que esto conlleva, máxime si quien ha recetado es el especialista.

En este contexto, desde el Consejo General de Farmacéuticos, que engloba a todos los colegios del país, ya han reclamado a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) una solución que permita frenar el desabastecimiento de fármacos que sufren las boticas de todo el país. Los profesionales alertan además que esta situación de desabastecimiento puede desembocar en el abandono de los tratamientos, la falta de adherencia (sobre todo entre los pacientes más mayores) o una posible aparición de efectos adversos.

A nivel nacional, y solo en los seis primeros meses de 2019, la AEMPS ha recibido 940 notificaciones de problemas de suministro que afectan al 2,7% de las presentaciones autorizadas en España. La cifra crece un 25% respecto a diciembre del 2018 y supera a todas las de 2017.

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

 
 
3 Comentarios
03

Por HCalderon 19:37 - 03.09.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Solución para echar a Vergeles.- No votar a Guille y se vaya los dos a su casa.

02

Por Ciudadano Libre 10:28 - 03.09.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Qué hace falta ya para echar a Vergeles?

01

Por progre 8:53 - 03.09.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Los "ilustres" ministros de Sanidad de los últimos gobiernos, pensaban que podian y debian seguir bajando los precios de los medicamentos hasta ser el pais de Europa donde mas barato, con diferencia, se compran. Pero todo esto trae estas consecuencias, la industria Farmaceutica no sirve las cantidades necesarias para abastecer la demanda y poco o nada investigan en España. Con esto lo único que pretendian nuestros "genios-politicos" es seguir dando la atencion medica universal, algo que ellos mismos con el tiempo reconoceran que es imposible, y convertir a España en destino sanitario del mundo. Al final siempre pagamos los mismos.... Ce la vie.