+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LUCHA MEDIOAMBIENTAL

Human Right Watch denuncia que mafias intimidan y matan a los defensores de la Amazonia

Más de 300 personas han perdido la vida en la última década por conflictos por el uso de la tierra y recursos en el bosque más grande del mundo

 

Signos de la deforestación en la Amazonia por incendios y tala ilegal. - EFE

17/09/2019

La oenegé Human Rights Watch (HRW) ha alertado del uso de la intimidación y la violencia por parte de redes de criminales contra los defensores de la Amazonia que tratan de frenar la deforestación y ha señalado que el Gobierno está fracasando a la hora de proteger ambas cosas.

En el informe Las mafias de la selva tropical: Cómo la violencia y la impunidad impulsan la deforestación de la Amazonía brasileña, la organización documenta cómo la tala ilegal por parte de redes criminales y los incendios forestales están relacionados con actos de violencia e intimidación contra los defensores de la Amazonia.

En este sentido, el documento acusa al Estado de fracasar a la hora de investigar y perseguir este tipo de delitos. "Los brasileños que defienden la Amazonía se enfrentan a amenazas y ataques de las redes de criminales que están involucradas en la tala ilegal", ha manifestando el director de Derechos Humanos de HRW, Daniel Wilkinson.

"La situación solo está tornándose peor bajo la presidencia de Jair Bolsonaro, cuyo asalto sobre las agencias medioambientales está poniendo la selva y a las personas que viven ahí en un peligro mucho mayor", ha aseverado.

MORIR POR DEFENDER EL BOSQUE

La oenegé considera que las redes criminales tienen la capacidad logística de coordinar la extracción, el procesamiento y la venta de madera mientras despliegan hombres armados para intimidar y, en determinadas ocasiones, incluso matar a aquellos que tratan de defender el bosque.

El pasado 23 de septiembre, Naciones Unidas celebró una reunión para hablar de los esfuerzos a nivel global para mitigar el cambio climático. Brasil, por su parte, se había comprometido en 2016 a eliminar la deforestación ilegal en la Amazonia de cara a 2030.

Según HRW, más de 300 personas han sido asesinadas durante la última década en el marco de conflictos por el uso de las tierras y recursos de la Amazonía. En este sentido, la oenegé ha afirmado que la impunidad se debe en gran medida al fracaso por parte de la policía para llevar a cabo investigaciones adecuadas.

El texto destaca la labor de las comunidades indígenas y los residentes a nivel local a la hora de frenar la deforestación y alertar a las autoridades de la tala ilegal.

"El impacto de los ataques contra los defensores de la Amazonia en Brasil se extiende mucho más allá de esta zona", ha expresado Wilkinson. "Hasta que el país aborde la violencia y la laguna legal que facilita la tala ilegal, la destrucción del mayor bosque del mundo continuará", ha añadido.