+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ORIENTE PRÓXIMO

La ONU reclama prudencia a la policía iraquí tras la muerte de dos manifestantes

El presidente del Gobierno y las fuerzas de seguridad culpan de los hechos a "saboteadores". Miles de personas protestan contra la inoperancia de los servicios públicos y el alto desempleo

 

La represión de la manifestación contra la corrupción causan un muerto y 200 heridos en Bagdad, Irak. - EFE

EL PERIÓDICO
02/10/2019

La ONU y el presidente iraquí han instado a las fuerzas de seguridad a que rebajen la intensidad tras la muerte el día anterior de dos manifestantes en el país, siniestros de los que el mandatario y las fuerzas de seguridad culparon a los "saboteadores". El martes, por primera vez desde el establecimiento del gobierno de Adel Abdel Mahdi, hace casi un año, más de mil manifestantes se reunieron en Bagdad y en varias ciudades del sur.

Esta protesta social no tiene precedentes, ya que no nació a la llamada de un partido o un líder religioso, sino que reunió a personas insatisfechas que protestan contra la inoperancia de los servicios públicos, así como contra el desempleo galopante, entre otros aspectos.

Las manifestaciones se dispersaron por la fuerza, primero con cañones de agua, gases lacrimógenos y balas de goma. Luego, en la capital, las sirenas de la policía sonaron durante horas en todo el centro, donde se encuentra la plaza Tahrir, procesiones tradicionales de salida. Dos manifestantes murieron y 200 resultaron heridos, la gran mayoría de ellos civiles, según funcionarios de salud.

REFORMAS

Por la noche, mientras los familiares de uno de los manifestantes asesinados en Bagdad lo enterraban en su vecindario de la ciudad de Sadr, agitando la fortaleza chií, el portavoz del Ministerio del Interior, Saad Maan, denunció a "saboteadores" que buscaban "extender la violencia".

Poco después, el presidente Barham Saleh respondió en Twitter que "protestar pacíficamente" era "un derecho constitucional". "Y la policía está allí para proteger los derechos de los ciudadanos", dijo. "Nuestros jóvenes quieren reformas y trabajo, es nuestro deber satisfacer estas demandas legítimas", escribió Saleh nuevamente.

Por su parte, la representante de la ONU en Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, dijo estar "muy preocupada" e instó a "las autoridades a moderar" la actuación policial. La Comisión de Derechos Humanos del Parlamento ha denunciado una "represión" que constituye "una falta" y de la cual "las autoridades serán responsables". El jefe del Parlamento pidió una investigación, al igual que Moqtada Sadr, un líder chií muy influyente que se ha convertido en referente de la lucha contra la corrupción.