+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LOS PLANES DE FUTURO DEL ORGANISMO MILITAR

Varios antiguos miembros del bloque soviético entran en la Alianza Atlántica

 

ELISEO OLIVERAS PRAGAELISEO OLIVERAS PRAGA 21/11/2002

La cumbre de la OTAN aprobará hoy la mayor ampliación de sus 53 años de historia, al invitar a integrarse en el 2004 en la organización militar a Lituania, Letonia, Estonia, Eslovaquia, Eslovenia, Bulgaria y Rumanía. La histórica decisión trasladará en el plazo de dos años las fronteras de la Alianza Atlántica a pocos kilómetros de San Petersburgo e integrará en su seno a la antigua Europa comunista e, incluso, a territorios que formaban parte de la Unión Soviética.

"La ampliación robustecerá el vigor de la Alianza y reforzará su capacidad de combatir a los terroristas mundiales, enemigos de la libertad", declaró al llegar a Praga George Bush. "El enemigo ya no es Rusia. El enemigo es el terrorismo mundial", añadió.

Esa transformación militar de la OTAN, creada para hacer frente a la amenaza de la guerra fría, centrará los debates de los jefes de Estado y de Gobierno de los 19 aliados en la cumbre de Praga. Tras la desaparición del peligro ruso, la Alianza Atlántica quiere volcarse ahora en combatir la nueva amenaza que plantea el terrorismo internacional, los estados violentos y la proliferación de armas de destrucción masiva.

OBJETIVO, EL TERRORISMO

La cumbre de Praga incorporará, en primer lugar, la lucha contra el terrorismo internacional en cualquier parte del mundo entre sus misiones militares. Los líderes aliados deben aprobar la creación de una fuerza de reacción de la OTAN, compuesta por unos 20.000 soldados, capaz de desplegarse en muy poco tiempo en cualquier parte. Esta fuerza de combate altamente especializada simboliza la transformación de la Alianza. El nuevo mando español de Bétera (Valencia) desempeñará un papel clave en esas misiones.

Para asumir las nuevas responsabilidades, los aliados se comprometerán a incrementar sus presupuestos de defensa y a resolver sus actuales carencias militares. La cumbre de Praga tiene previsto aprobar un programa de reforzamiento de las capacidades militares aliadas. También se impulsará una reforma de la estructura de mandos militares para pasar de una defensa estática a una estructura más funcional.