+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL PERSONAJE DE LA SEMANA

Rubén Doblas Gundensen, ‘El Rubius’ El ídolo desbordado

 

Rubén Doblas Gundensen, ‘El Rubius’ El ídolo desbordado -

POR CARMEN JANÉ
15/07/2018

Un vídeo cada tres días durante siete años. Esto es lo que ha llevado a Rubén Doblas Gundensen, El Rubius, la gran estrella de habla hispana en Youtube, a alcanzar esta semana la cifra de más de 30 millones de suscriptores, la mitad de ellos en los tres últimos años. Le supera en castellano HolaSoyGerman, humorista chileno capaz de congregar a más de 34 millones de seguidores, y los dos se quedan muy atrás de sus colegas anglosajones, y del sueco PewDiePie, en cabeza con 63 millones.

Pese a ello, lo de El Rubius es un fenómeno estratosférico: 778 vídeos, con una media últimamente de dos por semana, sin tener en cuenta vacaciones. Y si las quieres, deja el vídeo listo para no faltar a la cita.

Un ritmo de producción que le han procurado 6.700 millones de visualizaciones, también millones de seguidores y fans, y millonarios ingresos (se dice que un millón de euros anuales), pero que le ha acabado por pasar factura en su salud.

El pasado 24 de mayo publicaba un vídeo bajo el título Me voy por un tiempo en el que daba la noticia a sus fans: se tomaba un respiro al menos hasta después del verano para descansar de Youtube porque tenía «temblores» y ansiedad.

Prometía seguir en contacto a través de Twitter e Instagram, y anunciaba que quería centrarse en el proyecto de una serie de anime del que ya ha hablado a sus seguidores.

Las muestras de cariño han sido realmente para emocionarse por la pura empatía, aunque no se sepa ni quién es el receptor. «Eres mi mejor amigo», «Te amo, Rubius, vuelve». Y así hasta más de 200.000 comentarios en la página. Superen eso.

‘Bullying’ escolar

Y es que a sus 28 años, el ídolo ha crecido y ya no es el chaval de 21 que comenzó a hacer vídeos por aburrimiento, por sacarle provecho a su curso de animación y edición de vídeo y por superar un pasado de estudiante víctima de bullying por su acento medio español medio noruego. Se ha convertido en una factoría que implica a agencias y representantes que negocian en su nombre condiciones y contratos para no quemar a la estrella.

Ahora ultima una serie de animación. De hecho, es el primer anime en episodios de producción española (los entendidos apuntan a que ya hubo una película made in Spain), que producen Movistar y Zeppelin con un estudio de Barcelona y otro coreano. Estará basada en su cómic Virtual Hero –que lleva ya tres entregas: Virtual Hero, La máscara del troll y La torre imposible– y que, según su creador, está prevista para después del verano.

Y, entre sus proyectos personales, ahora detrás de la cámara ya no se oye a su antiguo compañero de piso, Manguel, sino a su novia, la modelo y bloguera Irina Isasia, a quienes algunos han llegado a acusar de ser la Yoko Ono tras la caída del ídolo, del que dicen que «ya no hace tanta gracia». Como si un joven casi treinteañero no tuviera derecho a madurar, enamorarse y tener vida privada. «Prefiero que lo nuestro se quede para nosotros», comentó en un vídeo cuando le preguntaron si pensaba añadirla al canal.

Esa frontera, la de distinguir persona y personaje, la han cruzado muchos, como algunas fans que le esperaban cada día a la puerta de su casa, o paparazis que sacaron una revista de un solo número para publicar las fotos de la pareja. El propio Rubius ha denunciado en un vídeo los acosos de algunas mujeres concretas que afirmaban haberse quedado embarazadas del ídolo, o le hacían propuestas directamente obscenas, de las que en un vídeo se preguntaba si eran trolls que habían usado las fotos de una víctima real.

El ‘boom’ del Fortnite

Rubius ha logrado concentrar en un personaje todo el universo Youtube adolescente: videojuegos, cómics, bromas, retos, gamberradas, gatos, sexo... Con la dosis justa de jocosidad, palabrotas, ternura, inteligencia y modales. Y no siempre se ha entendido. Es conocida su bronca con un famoso periodista que quiso buscarle las cosquillas y provocó que se cerrara en banda ante cualquier nueva entrevista. «Tengo mi canal, cuando quiero hablar con mis seguidores es el medio que uso», dijo entonces. Y lo ha cumplido. Hasta sus problemas de ansiedad los ha explicado directamente a su audiencia.

Los videojuegos siguen siendo su gran filón. Desde Skryll (sus inicios), GTA, Minecraft o SuperMario, o el Sunset Overdrive, de Xbox, en el que dobló a tres personajes al castellano, sus retransimisiones de partidas han sido su principal gancho.

El polémico Fortnite es su último boom, el cual le ha deparado un nuevo tirón de seguidores en las últimas semanas gracias a la gran partida en directo que se organizó en Youtube con otros 100 colegas de canal y que congregó a un millón de espectadores a la vez.

Ahora encara vacaciones pensando en «su bebé»: la serie y sus cómics. Ya lo dijo a EL PERIÓDICO hace cuatro años: «No sé si me veo haciendo vídeos dentro de cinco años». Le queda uno.

Buscar tiempo en otra localidad