+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SUSTO EN LA ZONA DE LOS BODEGONES

Desalojados dos chalets por un escape de gas

  •  La fuga de propano se prolongó casi una hora y nadie tenía la llave para cerrar la válvula


  •  

    Dos bomberos con un aparato para medir el nivel del gas. JERO MORALES -

    CESAR PEGUERO MERIDACESAR PEGUERO MERIDA 21/11/2002

    Una fuga de gas propano, que duró casi una hora, obligó a la Policía Local a desalojar dos chalets situados en la calle San Pedro de Alcántara número 4, en la zona de los Bodegones, en cuyo interior se encontraban en ese momento cinco personas.

    La fuga se detectó sobre las 11.30 horas por dos albañiles que estaban trabajando en el patio de uno de los dos chalets. Al percatarse del fuerte olor a gas y oir el siseo del escape, cortaron la llave del gas que entraba en la casa, pero no pudieron cortar el de la calle. Dieron la voz de alarma, avisaron al 112 y salieron corriendo.

    Al momento se presentó una patrulla de la Policía Local que acordonó los accesos a la calle San Pedro de Alcántara y extremo la vigilancia en la avenida Lusitania, para prevenir una deflagración ya que el propano se acumula en la parte baja, es un gas muy denso y cualquier chispa de combustión podía haber causado una explosión.

    La avería fue localizada en una tubería empotrada en la pared, junto a la puerta de entrada.

    La policía avisó a los bomberos y al responsable de Gasmer, para que cerrara la válvula de gas, quien se presentó a pesar de que la concesión del suministro del gas a la barriada de los Bodegones es de Repsol, propietaria de la canalización y del gas propano que se escapaba.

    Una vez localizado el técnico de Repsol y llegar al lugar del suceso, tuvo dificultades en encontrar el modo de abrir la tapa donde estaba la válvula y en dar con la llave para.

    La situación se normalizó sobre las 13.00 horas, aunque recomendaron a los vecinos que no usaran el garaje hasta que no pasara el olor a gas.