+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

decano del colegio oficial de arquitectos de Extremadura

Juan Antonio Ortiz Orueta: "Las familias extremeñas deben apostar por cuidar su bien más preciado: su vivienda"

 

Juan Antonio Ortiz Orueta: "Las familias extremeñas deben apostar por cuidar su bien más preciado: su vivienda" - AFP / LEE JIN-MAN

J. Ventura

MONOGRÁFICOS
24/03/2019

-El pasado 15 de marzo se presentó en la Asamblea de Extremadura la Guía de Arquitectura de Extremadura. ¿Cuántos proyectos están recogidos en este trabajo y qué panorama dibuja el sector en la región?

-El segundo tomo de la Guía de Arquitectura de Extremadura (2007-2017) recoge 67 proyectos en los que han participado 84 arquitectos. Ha sido un gran orgullo para el colectivo porque se han presentado 300 obras y no ha habido espacio para todas las que presentaban una enorme calidad. Son todas las que están pero no están todas las que son. Evidencia que, a pesar de un panorama terrorífico en el sector de la edificación durante ese periodo, ha habido una enorme competencia de los arquitectos en el desarrollo de su labor a pesar de presupuestos exiguos y de problemas de supervivencia. Pretendemos que sea una guía de arquitectura para toda la sociedad extremeña. Los proyectos que recoge están repartidos por toda la geografía de la región y comprenden desde arquitecturas pequeñas hasta grandes intervenciones. Cualquier ciudadano extremeño tiene en su entorno una obra arquitectónica de gran calidad de las recogidas en la guía.

-El 27 de marzo se va a replicar en Extremadura la firma de la Declaración de Davos sobre la calidad del entorno construido. ¿Qué organismos e instituciones la van a rubricar y en qué va a consistir, grosso modo?

- La Declaración de Davos fue firmada en 2018 y reivindica el compromiso de la sociedad con la calidad del entorno construido. Se apoya en una palabra alemana, Baukuktur, que pretende mentalizarnos de una nueva cultura del habitar. En España el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos lideró la adhesión a esta firma por parte de distintas instituciones vinculadas al ámbito de la cultura. A nosotros, como COADE, nos parecía importante hacer visible en la región esa adhesión y hacer intervenir transversalmente a instituciones, asociaciones y entidades de todos los ámbitos. A la firma están invitados: el presidente de la Junta de Extremadura, la presidenta de la Asamblea, todos los grupos parlamentarios, Creex, UGT, CCOO, todos los colegios profesionales del sector, fundaciones del ámbito de la cultura como CB y Caja Extremadura, la Real Academia de las Artes y las Letras, Adenex, Cermi, Diputación de Badajoz, Diputación de Cáceres, Fempex, Felmex, Universidad de Extremadura, la Cámaras de Comercio de Cáceres y Badajoz, y la Ordem dos Arquitectos de Portugal.

-Ustedes reivindican en la campaña ‘El arquitecto de la casa’ la figura del ‘arquitecto de cabecera’ ¿Qué papel desempeña en la arquitectura actual?

-Va encaminada a mentalizar a la población de que debe cuidar su bien más preciado: su vivienda. Todos tenemos asumido que hay que hacer visitas periódicas al médico o revisar nuestro vehículo. Pues también tenemos que estar atentos a cualquier sintomatología que presenten los edificios. La ley establece que a los 50 años de vida de un edificio se haga una evaluación del mismo. Nuestro planteamiento es que las comunidades de vecinos e incluso propietarios privados recurran a una figura que sería como ‘un arquitecto de cabecera’, que conozca en profundidad el edificio y establezca un plan estratégico para su cuidado a medio y largo plazo. Y hemos desarrollado un plan de formación para asesorar adecuadamente sobre las ayudas a nivel estatal y autonómico. Toda la información puede encontrarse en la web arquitectodelacasa.coade.org

-¿Cómo puede colaborar la administración en la búsqueda de la excelencia constructiva?

-La Administración es uno de los clientes más importantes de los arquitectos. Pretendemos que las administraciones apuesten por los concursos de arquitectura con intervención de jurado o que, al menos, no tengan un criterio exclusivamente económico. Los servicios de arquitectura son intelectuales y en ellos debe primar un criterio de calidad y no exclusivamente economicista. Tras un concurso en el que solo prime la parte económica acaba resultando un proyecto mediocre que da lugar a una obra mediocre. La Administración puede colaborar en la difusión de la arquitectura. En este sentido, no tenemos queja y en ese marco se encuentra la elaboración de la Guía de Arquitectura, fruto del convenio firmado con la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales.