+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Por derecho

Agudos y graves

 

M ISABEL Rodríguez Palop (Twitter: mipalop)
16/03/2014

El Conservatorio Profesional Juan Vázquez dependiente de la Diputación de Badajoz repite curso de guitarra flamenca, tras el éxito alcanzado en la primera edición. También repiten los profesores, la familia Vargas. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, aunque ésta desde luego es excelente, porque la didáctica aplicada al flamenco es hoy por hoy tan necesaria, como el pellizco y el duende. Celestino Vegas , presidente de la Federación de Peñas Flamencas de Badajoz apostó por esta iniciativa y le aplaudo, aunque depende también de la asistencia de los alumnos (masiva según el propio Conservatorio), del apoyo de las Peñas Flamencas, del interés de los aficionados... Decía el guitarrista Andrés Segovia que "la guitarra es una pequeña orquesta. Cada cuerda es un color diferente, una voz diferente". Y no le falta razón aunque detrás del apoyo a la pervivencia de nuestra guitarra también se encuentra otra orquesta, otra guitarra: la que conforman todos y cada uno de los protagonistas que sostienen este arte. La caja de resonancia para la Institución Provincial, que en este caso es la que lo sustenta, el mástil para los artistas que se agarran a él y desnudan sus dedos hasta que consiguen que la guitarra les devuelva el fruto de muchas horas de estudio.

Un mástil donde mantenerse a flote ante las aguas turbulentas en las que ahora navega la cultura. La boca, los periodistas que nos dedicamos a este arte, y cada 'prima' y cada 'bordón' que diría Lorca para aquellos aficionados que transmiten el sonido del respeto a esas seis almas que marcan el compás del cante y el baile. Agudos y graves en este mundo del flamenco donde el ritmo late entre la libertad necesaria para la creación de los artistas y la esclavitud del mercado. Ineludible trago a la hora de comer cuando la dedicación al arte es plena. Agudos y graves para un flamenco que nunca naufraga. Superviviente, orgullosa, primitiva, la guitarra siempre nos enseñó que sabía navegar aunque fuera 'entre dos aguas'.