+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La curiosa impertinente

Caridades

 

Una comprende que Pablo Iglesias diga disparates porque conoce, desde que el fenómeno Podemos empezó hasta la decadencia actual, su ideología trasnochada, con todas las lacras de un populismo con ademanes coyunturalmente amistosos, que se vuelve agresivo cuando hace falta, como por ejemplo ahora.

Lejos queda el aire clerical de los debates, en los que, a pesar de su atuendo desastrado y su estropajosa y bélica coleta, ejerció con modales de repelente padre laico de la caridad. Ahora, con miles de votos perdidos y su partido hecho jirones, vuelve por sus fueros, acusando a Amancio Ortega de querer lavar su dinero con precisamente caridad, cosa que según él de ningún modo debe aceptar un país democrático.

Le parece muy mal al político la caridad ejercida a favor de los enfermos de cáncer y lo mismo pensará de los mecenas que apoyan universidades o iniciativas culturales y de cualquier benefactor filantrópico que quiera hacer con su dinero lo que le dé la gana. Vamos, que él cerraría el Thyssen, si sabemos seguirle el argumento. Sin embargo, le parecería muy bien que el Parlamento español le hiciera la caridad a los parlamentarios presos de dejarles ejercer como tales, saltándose la ley a la torera.

No extraña que Iglesias vocifere tonterías, pues hacer política contra alguien y más si es rico, siempre proporciona rédito. Lo que sorprende más es que a un político supuestamente moderado y sensato, al que es muy difícil pillarle en una palabra más alta que otra, como es el presidente de la comunidad extremeña señor Fernández Vara, se le ocurra secundar a Iglesias y apuntarse a su innecesaria estela, declarando a Europa Press que «no es su modelo que la tecnología sanitaria la compren las empresas y que así esté en función de la cuenta de resultados de la venta de ropa».

Semejante demagogia no se la esperaba esta humilde opinadora del mandatario de la comunidad española que está, en inversiones y estructuras, no ya a la cola de España sino de Europa. ¿Cuál es su modelo? ¿Que el estado llegue a donde se ha demostrado durante años que no es capaz de llegar?