+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cartas al director

 

24/05/2019

HIPOCORÍSTICOS EN LAS PAPELETAS

Pregunta a la Junta Electoral

Gabriel Mayoral Núñez // Badajoz

Ayer [por el miércoles] recibí en mi domicilio la carta electoral de varios partidos, y entre otros la del Partido Popular, para las autonómicas y locales. Suelo leer todas las misivas de este tipo que llegan a mi dirección, incluso aunque sean de partidos con ideas diametralmente opuestas a las propias, es más, hasta suelo ver las papeletas, especialmente de estos comicios, más próximos en cuanto a electos, por aquello de encontrar algún conocido en las listas.

Mi sorpresa fue mayúscula, cuando en las papeletas electorales del Partido Popular para las municipales, no solo aparece el nombre y apellidos de los elegibles, sino en ocho de los nombres, empezando por el alcaldable, aparece entre paréntesis y seguido del nombre propio, el hipocorístico de cada uno entre paréntesis, es decir, el nombre abreviado o deformado con intención afectiva, en especial de los nombre de pila modificadas que se emplean en el habla familiar, como Fran (por Francisco José) o Loles (por María Dolores).

Al margen de otros comentarios que cabe hacerse, respecto a los que confeccionaron la lista, como el confundir, el ámbito familiar, por el electoral, mi pregunta va dirigida a la Junta Electoral, y es sobre cómo han llegado a nuestros buzones estas papeletas, se entiende sometidas a la revisión previa de la citada Junta Electoral, ya que en las citadas debe figurar tan solo nombre y apellidos, y ninguna otra forma de identificar a los candidatos, como de hecho establece el artículo 46.1 de la Ley 5/1985, de 19 de junio, de régimen electoral general, y si el hecho de que aparezcan estos contenidos extraordinarios no es motivo de invalidez de dichas papeletas.

DONATIVOS

Cantante tiralevitas

María Faes Risco // Madrid

Un cantante tiralevitas ha agradecido espontáneamente a Amancio Ortega su donativo a la Sanidad pública. Lo curioso que hace pocos meses Hacienda publicó que dicho cantante debía casi dos millones de esos impuestos con los que se financia nuestra Sanidad. Sí, se trata del mismo cantamañanas que declaraba que si veía a un vendedor ambulante con un disco suyo pirateado lo detendría hasta que viniera un policía. Con ricos así, cada vez tenemos, según cifras oficiales, una mayor diferencia entre ellos y los pobres. ¡Pobre país!