+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La Patería de Sousa

 

M ISABEL Rodríguez
17/08/2014

TEtduardo Sousa es de las personas más generosas que conozco, y uno de los empresarios más humildes y fructíferos que ha dado Extremadura. Supongo que todos estos ingredientes sabiamente combinados ofrecen la auténtica fórmula del éxito, esa misma que debe regir en La Patería de Sousa, su empresa. El fruto del esfuerzo e imaginación de este joven fuentecanteño que pelea todos los días por sacar adelante, entre otras cosas, el nombre de la región. Buen gusto, buen hacer, ecología (las ocas se crían en libertad sin alimentación forzada), tradición y la dosis justa de saber escuchar y saber dejar de hacerlo.

Asistí junto a un grupo de amigos a su finca en Pallares para aprender un poco más de cómo ese proceso ecológico y manual de cría de ocas ofrece un paté que hoy por hoy es referente a nivel mundial. Si no, que se lo digan al presidente Obama que le invitó a cenar en EEUU expresamente, después de haber probado sus productos. Eduardo además ha sido portada y protagonizado reportajes en diferentes revistas de prestigio como el "Times". En fin, un lujo. Un lujo que nace de los gansos extremeños. Esa especie que abarca tanto en el diccionario español y que puede representar lo mejor y lo peor de nuestra tierra. Sobre todo, de los que pudiendo trabajar codo con codo con empresarios extremeños como Sousa, se dedican a mirar al cielo a disfrutar del espectáculo.

Pero volviendo a la fiesta. Conocí tras la cena el potencial de la guitarra de Andrés 'el Cascarilla' . Profesor del también guitarrista Joaquín Muñino y ex alumno del conservatorio cordobés (como Javier Conde ) que hizo del instrumento el auténtico protagonista de su virtuosismo. Sin adoctrinamientos, con muy buen humor y con un grupo que conocía y sabía hacer del flamenco lo que es: un estado de ánimo. Buen paté y buen flamenco, y buena gente. Muy buena gente. Me despedí de Eduardo Sousa como lo que es en los tiempos que corren: un auténtico héroe. A ver cuánto tardamos en cargárnoslo.