+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La curiosa impertinente

Pesimismo y líderes

 

CARMEN Martínez- Fortún
02/10/2019

Como seres racionales buscamos explicaciones racionales. Por eso el fenómeno catalán, al que numerosos analistas atribuyen un origen sentimental, es un tumor incurable. Ese odio de extremistas privilegiados en un enclave español privilegiado es solo un ridículo ejemplo de las expectativas pesimistas a las que el mundo se enfrenta. Porque parece inevitable un encadenamiento de suicidios y, pese a verlo y pese a temerlo, nadie hace nada. Tan solo nos queda esa vocecilla egoísta que nos musita que tal vez nosotros nos libremos.

Al suicidio se dirige Gran Bretaña y, pese a las denuncias de que todo ha sido un fraude, esos señores trajeados de grandes carreras y enérgicos discursos no van a evitarlo. Nosotros lo contemplamos desde la barrera, como espectadores de algo que no nos incumbe. Pero nos incumbe. Lo mismo que nos incumbe la guerra comercial de las potencias, los incendios del Amazonas, el deshielo de los icebergs y la desaparición de glaciares y especies. Sin embargo, desde este lugar privilegiado del globo aún nos sentimos a salvo.

Y la solución no vendrá de los líderes porque ellos son el problema, como en Cataluña, ese ridículo. ejemplo. Habrá habido épocas peores, pero ¿qué quieren?, cuando una ve institucionalizados discursos como los de Trump, Bolsonaro o Johnson, empieza a dudar de que estemos a salvo en este privilegiado enclave.

Porque ¿cuál es el carisma de los arriba mencionados y por qué motivos incomprensibles han llegado a donde están? ¿Se trata de su apariencia agradable, de su elegancia en gestos y acciones, del entusiasmo que ponen en lo que dicen, de la grandeza de sus ideas, de la empatía que transmiten? El uno es envarado, el otro acartonado y el otro incluso parece un payaso. Sus palabras están vacías y emplean en sus discursos violencia y desprecio a los valores que han hecho de Occidente la cuna de la democracia desde la Ilustración. En el otro extremo, una líder inmadura, frágil, de aspecto trastornado y con síntomas de estar utilizada y manipulada. Estos son los líderes mundiales entre los que tenemos que elegir.

* Profesora