+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La opinión del diario se expresa solo en los editoriales. Los artículos exponen posturas personales.
Editorial

Putin, bajo sospecha

 

23/08/2020

El líder opositor ruso Alexéi Navalni ingresó el jueves en el hospital de Omsk (Siberia) en estado de coma. Sus allegados denuncian un envenenamiento «intencionado» cuando se disponía a viajar en avión a Moscú. Navalni, que en el 2013 fue candidato a la alcaldía de Moscú, se encuentra desde el 2017 en libertad provisional y está inhabilitado para concurrir a unas elecciones. Sin embargo, con un perfil populista y pragmático, se mueve como pez en el agua en las redes sociales y ha centrado su acción en la lucha contra la corrupción. En este contexto, la pregunta que se hacen los analistas es si el líder opositor ruso ha sufrido una intoxicación fortuita o un envenenamiento premeditado. La respuesta, en ausencia de pruebas, se inclina por la segunda de las hipótesis a tenor de los antecedentes: la larga lista de muertes sospechosas y asesinatos de opositores a Vladímir Putin, que en su apuesta por un «Estado fuerte», ha combatido sin cuartel a la disidencia política con unas prácticas que recuerdan los años del régimen soviético. También cortó las alas a los nuevos oligarcas rusos que podían hacerle sombra, como es el caso de Mijaíl Jodorkovski, expatrón de la petrolera Yukos, que fue arrestado en el 2003 y pasó una década en prisión.

El caso del líder opositor Alexéi Navalni coincide en el tiempo con la resistencia cívica que se manifiesta en Bielorrusia contra el régimen de Alexándr Lukashenko tras el simulacro de elecciones que le ha garantizado su sexto mandato. El presidente ruso ha optado por ir aplicando pequeñas dosis de autoritarismo, de la mano de un discurso populista, y por recuperar el papel de Rusia en el exterior. Su política ha tenido el respaldo de amplios sectores de la población. El régimen de Putin ha sido definido como una «democracia autoritaria». Se trata de un oxímoron. La democracia es el sistema de gobierno que permite que los ciudadanos elijan a sus representantes cada cierto tiempo, pero en el intervalo entre elecciones es necesario también que se respeten los derechos de reunión, información, manifestación y el resto de valores de referencia. El caso de Alexéi Navalni pone de nuevo a Vladímir Putin bajo sospecha.