+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna

Recuperación económica y desempleo juvenil

 

Los datos del desempleo juvenil en España ofrecen un panorama inequívocamente desolador.

Los que se refieren a los jóvenes extremeños son sencillamente dramáticos. La EPA (Encuesta de Población Activa) pone de relieve que en España, al cierre de 2017, el paro juvenil entre los menores de 25 años era del 37,46 por ciento, más que el triple de la media de la OCDE (11,9%).

En Extremadura esta cifra representaba el 51,03 %, que para las mujeres se alzaba al 55,48 %. A pesar de todo, España acabó el pasado año con casi medio millón de ocupados más y con una leve bajada en la tasa general del paro. El desempleo juvenil se recuperó cinco puntos respecto del año anterior.

Nadie puede poner en duda que en nuestro país se está creando empleo. Pero esta buena noticia queda solapada cuando se comprueba que la recuperación se apoya en contratos de baja calidad. La disfunción en el mercado laboral afecta principalmente a jóvenes y mujeres.

Este mínimo repunte en el empleo es a todas luces insuficiente si queremos colmar las expectativas de una plena integración social para nuestros jóvenes.

Un informe del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España nos dice que en 2017 solo el 19,4% de nuestros jóvenes ha podido emanciparse, y que el 37,6% está en riesgo de pobreza o exclusión social.

Esta situación afecta tanto a la población joven desempleada e inactiva como a la empleada, debido en este último caso a la precariedad de los empleos. Igualmente, los datos de dicho informe revelan que una persona joven debe destinar el 60% de su sueldo para pagar el préstamo hipotecario, y tendría que cobrar un salario 4,3 veces superior para poder afrontar con garantías la compra de una vivienda. Si opta por el alquiler, necesitará aproximadamente el 80% del sueldo en una ciudad de tipo medio.

Los conocidos como millennials (personas que han llegado a su etapa adulta después del año 2000) han vivido una infancia y pubertad con un alto nivel de vida y prosperidad, y ahora nadan en la incertidumbre.

Estos jóvenes, en la etapa más vulnerable de la transición a la vida adulta, se están encontrado con peores expectativas profesionales que sus padres. El empleo que parece despertar para los jóvenes los condena a la precariedad laboral o a la emigración. Si a ello añadimos que las ocupaciones están ligadas principalmente al sector servicios, podemos colegir el gran dispendio que estamos haciendo con nuestros recursos universitarios.

La lacra del desempleo juvenil se ha convertido en un azote social. Las perspectivas no son halagüeñas. Una de las posibles vías de solución está en el incremento de políticas activas específicas y en la formación continua a través de un sistema dual de aprendizaje. Los incentivos fiscales y las bonificaciones en la Seguridad Social también ayudarían a fomentar la contratación de jóvenes.

El Consejo Europeo, por su parte, ha creado la Iniciativa de Empleo Juvenil con el objetivo de destinar fondos para políticas de aprendizaje y prácticas para jóvenes, cuyas dotaciones son claramente insuficientes.

Si de verdad queremos salir de este pernicioso bucle de incertidumbre que atrapa a los jóvenes, necesitamos fomentar el pensamiento creativo para poner en marcha una revolución socioeconómica que modifique los conceptos de trabajo y ocio.

En otras palabras: si no aplicamos medidas imaginativas e imponemos valores económicos menos productivistas, nuestros jóvenes, que representan la generación más preparada de todos los tiempos, se convertirán en los nuevos marginados sociales.

   
4 Comentarios
04

Por 181 16:31 - 12.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La tan cacareada salida de la crisis de don Tancredo, Rajoy y sus ministr@s, no se la cree ni él. Primero los jubilados, y después las mujeres, les están diciendo que no y, no hay dos sin tres, ¿cual será el tercer Pagani que se lo diga, alto y fuerte? Puede que sea esta juventud, que si no asusta electoralmente tanto a los políticos, son los que seguirán sufriendo las miserias de estos dirigentes que solo han buscado el que los hijos vivan peor que los padres y, además, estén convencidos de que ese sea su sino.

03

Por JUAN GONZALEZ 14:02 - 12.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Es nuestra realidad, lo peor es que no hay perspectivas de mejora, no se crean empresas ni puestos de trabajo.

02

Por Juan y Tres Cuarto 10:22 - 12.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Desde luego es una panorama desolador el futuro de los jóvenes. Sin embargo, parece que están dormidos e hipnotizados por las nuevas tecnologías, no se les ve una actitud reinvindicativa como en otras épocas. También los padres y la sociedad tienen parte de culpa que los están educando con caprichos, dándoles todo y no enseñándoles a que tienen que trabajar y esforzarse en esta vida por lograr metas. Es cierto que hay excepciones pero una gran mayoría parece que quieren vivir toda su vida a costa de los padres.

01

Por Lola Lalo 10:21 - 12.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Efectivamente es una situación lamentable. Nuestros jóvenes tienen un futuro desolador en Extremadura y en España... de ahí que muchos de ellos estén emigrando como ya lo hicieron sus abuelos.