+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Espectráculo

Volver a Machado

 

Mario Martín Gijón Mario Martín Gijón
13/10/2018

Decía José-Miguel Ullán que los padres de la literatura española en el siglo XX son tres: Miguel de Unamuno, Juan Ramón Jiménez y Antonio Machado. El dúo de poetas, curiosamente, siempre ha sido antagónico: a quien le gusta Juan Ramón, no le gusta Machado, y viceversa. Y no siempre va con formas de escribir. Una poeta actual, cuya escritura no puede ser más distinta a la de Machado, me contaba hace poco que cada vez le fascinaba más su obra; otro poeta, en cambio, me decía que el sevillano le parecía “un poeta polvoriento”.

Sobre Machado se escribió tanto a lo largo del siglo XX (sobre todo desde el exilio republicano, para el que fue casi su santo patrón, muerto a los pocos días en Collioure tras cruzar la frontera entre ese medio millón de españoles que huía de la ferocidad franquista; pero también en el interior tuvo sus valedores, como Dionisio Ridruejo) que parecía que estaba todo dicho y había que tener valor para demostrar lo contrario. Es lo que hace Juan Malpartida (Marbella, 1956) poeta, narrador, ensayista y director de Cuadernos Hispanoamericanos en su libro Antonio Machado. Vida y pensamiento de un poeta, publicado por Fórcola.

Como tantos, Malpartida lo leyó muy pronto y “desde aquella adolescencia ya muy lejana no he dejado de volver a Machado”. De sus lecturas, distintas en cada etapa de la vida, se nutre un libro que no oculta las zonas menos atractivas de Machado, como su machismo (no aprobaba que las mujeres votasen) o su puritanismo, que compaginaba con sus visitas a prostíbulos, desahogo necesario para quien solo tuvo dos relaciones serias, y poco duraderas. Como es sabido, se casó con Leonor Izquierdo, quinceañera que murió tres años después y, mucho después, mantuvo una relación, bastante casta, con Pilar de Valderrama, cuarentona separada, con tres hijos, y que también escribía.

Dice Malpartida que “Machado fue viejo desde que enviudó, a los treinta y ocho años, o quizá lo fue mucho antes”. Ciertamente nos evoca ese tío solterón, afable y retraído, que todos hemos tenido y del que sabemos poco, o ese amigo que nunca fue realmente joven y cuya vejez no es decadencia, sino continuidad.

También fue viejo estéticamente: Durante su breve estancia en París, Machado coincidió con los inicios de la vanguardia más brillante del siglo XX, a la que fue impermeable. Mientras Picasso inventaba el cubismo y Apollinaire escribía caligramas, Machado trabajaba en Campos de Castilla (1912), libro nada vanguardista y que se suele poner como lectura obligatoria en los institutos, magnífico medio para que los adolescentes no vuelvan a leer poesía. El libro iba a ser el primero de “un gran fresco, afortunadamente no cumplido, sobre los pueblos de España”, como dice con sorna Malpartida.

Pero su mejor obra es la que escribe con la máscara de sus heterónimos (aunque muy inferiores a los del portugués Fernando Pessoa). “Los apócrifos, al complementar a Machado, hicieron de él el escritor moderno y complejo que es”, afirma Malpartida, que analiza con brillantez la filosofía amorosa de Abel Martín y “el problema de la lírica” en Juan Mairena, “el personaje más inteligente de toda nuestra literatura” para Malpartida y cuyas reflexiones sobre la poesía como “palabra en el tiempo” son aún fecundas. Sin duda, es por la obra de este “filósofo trasnochado” por lo que más vale la pena volver a Machado.

   
2 Comentarios
02

Por ciudadano M 10:20 - 13.10.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Toda aseveración categórica me parece cuestionable. La realidad es tozuda y, por desgracia se impone. A nuestros estudiantes les atrae más un caligrafía que "lo grises alcores". No es una cuestión apreciativa, es una constatación después de muchos años de experiencia docente.

01

Por juan de la vera 7:35 - 13.10.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Me parece una solemne tontería que diga que es una manera de que los adolescentes no amen la poesía. Los caligramas de Apollinaire, lo siento por su admiración ferviente a la gabachería bien vendida de las letras, es un jueguecito de casitas literarias y el inmenso Pablo, inventaba copiar el arte africano y llamarlo cubismo. Mientras, Machado hacía poesía, la que nunca conseguirá hacer el crítico Malpartida que no hace bueno ni el refrán de que un mal escritor puede hacer un buen crítico, como un mal vino hacer un buen vinagre.