+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La mirilla

El voto exterior

 

Marian Rosado Marian Rosado
17/02/2019

Una única vez he logrado votar por correo. Y lo dice alguien que lleva viviendo fuera de casa desde los 17 años. Fue en las elecciones generales de 2011. Votar desde el exterior no es tarea fácil. En aquella ocasión estaba de Erasmus en Lovaina. Junto a un grupo de amigos españoles nos fuimos de excursión a Bruselas para ejercer nuestro derecho al voto.

En aquel momento nos indignamos porque el Consulado no nos hacía directamente las copias que necesitábamos. Era un día lluvioso y nos tocó explorar el barrio buscando una copistería. Nunca imaginamos que el proceso se iba a complicar muchísimo más en futuros comicios.

Debo denunciar públicamente además que nunca recibimos de vuelta los siete euros que costaba mandar el voto por correo. Podemos culpar al sistema de correos belga. O dejarlo en que fue el precio de la democracia.

Esta semana, ocho años después y consciente de las dificultades impuestas al votante en el extranjero, me acerqué al Consulado a informarme.

La primera reacción fue el estupor del funcionario. Parecía no saber a qué elecciones me refería. No había ninguna convocatoria electoral según él. Una, que es cabezota y no se iba a ir de allí después de la hora de espera en la cola, insistió. «¿No hay elecciones en mayo? ¿Europeas y regionales?». Mi mirada fija sobre el servidor público que ya captó que de allí no me iba. «Espere que consulte con mi superior», me dijo. Volvió con el misterio resuelto: «Hasta que no se publiquen en el BOE no hay llamada a elecciones». «Usted tiene que estar bien atenta, consultar por internet», me explicaba el funcionario. «Quizás tenga que mandar un fax a su oficina electoral...», ahí le paro.

Le pregunto si acaso todo el papeleo no se hace a través del Consulado. «Bueno sí, pero... Usted esté atenta».

Y a una se le quitan las ganas de votar. Cuando comparto la información con otros compatriotas expatriados resoplido y resignación. Porque sabemos que para ejercer nuestro derecho al voto vamos a tener que perder mucho tiempo y quién sabe si algo de dinero.

El 28 de abril hay nuevas elecciones. También es mi cumpleaños. Que mi país me regale facilidades en el derecho al voto.