+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

«SUS NIETOS SON LA MEMORIA VIVA DE UNA GRAN MUJER»

Isabel la Cabrera, en familia

Seis de sus ocho nietos vivos y unos 120 bisnietos de la mujer que lideró la atención a los soldados repatriados de Cuba en 1868, recordaron ayer su gesta en un acto en el centro cultural Las Claras

 

Acto 8 Último homenaje municipal a las mujeres de la calle Ancha. - TONI GUDIEL

Antigua 8 Isabel la Cabrera. - TONI GUDIEL

RAQUEL RODRÍGUEZ plasencia@extremadura.elperiodico.com PLASENCIA
13/10/2019

Fue una de las grandes mujeres de Plasencia y, de hecho, a Isabel la Cabrera y otras vecinas de la calle Ancha les debe la ciudad el título de Muy benéfica. Porque ellas socorrieron a quien nadie quería, a los soldados que llegaban repatriados de la guerra de Cuba, hacinados en trenes y sin estación en la que parar porque «la gente tenía temor a las enfermedades tropicales que pudieran estar sufriendo».

Lo afirma una de sus bisnietas, Mari Paz González, que ayer participó, junto a seis de los ocho nietos vivos y unos 120 bisnietos en un acto de homenaje que sirvió para recordar a la mujer que era y la gesta que protagonizó.

González destaca que ha sido la primera vez que la mayoría de sus descendientes vivos se reúnen y la idea surgió porque «a dos de los nietos vivos les hacía ilusión un último homenaje, último para ellos, porque ya son mayores».

Pero su bisnieta destaca que son precisamente ellos, los nietos, la «memoria viva de una gran mujer» que vivió hasta los 88 años y tuvo 9 hijos. «Aunque los nietos eran pequeños entonces, todavía tienen recuerdos». Se los han transmitido a sus bisnietos y ayer, pudieron también ponerlos en común, con mucha emoción, en el acto que celebraron en el centro de Las Claras, cedido por el ayuntamiento. La concejala de Cultura, Marisa Bermejo, acudió para representar al gobierno municipal.

Fue un homenaje sencillo, en el que los seis nietos asistentes recibieron un obsequio y todos pudieron ver una presentación con imágenes y documentos de los homenajes que ha recibido Isabel la Cabrera, las revistas que se han editado sobre ella, fotografías antiguas de su vida y de la ciudad de Plasencia «que nos ha cedido el ayuntamiento».

Su labor de acogida con los repatriados la recordará su familia, pero también la recuerda Plasencia, gracias a una placa colocada por el ayuntamiento en la calle Ancha y una fuente en la plaza de Santa Ana, de homenaje a todas las mujeres que demostraron entonces su valentía. «Les llevaron cocidos, vendas hechas con sábanas que trocearon y todo lo que pensaron que podían necesitar. Era 1898 y ya tenía ocho hijos, pasión por ayudar a esos jóvenes y mucho coraje».

 
 
5 Comentarios
05

Por Albada2 21:46 - 13.10.2019

TOSAPLA, de acuerdo contigo. Seguro que si estabas en el wasap familiar, ayer debimos vernos en Las Claras. Por supuesto, los que pudimos asistir. Por cierto, de los hijos Francisco y Guillermo tan solo éramos 83 bisnietos. Un abrazo.

04

Por Albada2 21:43 - 13.10.2019

Pues sí. Con nueve hijos tuvo 40 nietos. No había tele :-) y somos 142 bisnietos, bajando promedio de fertilidad. Soy una de ellos. Seguro que tataranietos son muchos menos. Un saludo

03

Por El Relator 19:02 - 13.10.2019

120 bisnietos?

02

Por Tosapla 16:37 - 13.10.2019

Soy bisnieto de Isabel Perez Martin, alias La Cabrera y tambien La Lechera. Me siento orgulloso de que la primera autoridad de la Muy Noble, Muy Leal y Muy Benefica ciudad de Plasencia, compartiera con nosotros el sencillo homenaje y recuerdo que le dimos parte de sus descendientes directos. Me gustaria que mi Plasencia le dedicara un dia al año a las mujeres de la ciudad. Creo que Inés de Suarez, Sor Valentina Miron, Doña Maria la Brava y otras mychas, desde donde esten lo agradecederian.

01

Por JL Santos 15:41 - 13.10.2019

Que susto, pensé que este alcalde se había movido para conseguir dinero para la ciudad al verle en la foto con tantas. Pero no, siguen siendo las fotos para lucirse.