+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NUEVAS MEDIDAS EN LA DIÓCESIS

El obispo de Plasencia permitirá que hombres casados bauticen y oficien bodas por la escesez de sacerdotes

Estos laicos podrán ser ordenados diánocos permanentes en la diócesis de Plasencia y «podrán impartir todos los sacramentos, excepto la eucaristía y la confesión», en palabas del obispo diocesano, José Luis Retana

 

El obispo diocesano, José Luis Retana, esta mañana. - Toni Gudiel.

Hombres casados, mayores de 35 años, con cinco años al menos de matrimonio estable, que han dado testimonio cristiano en la educación de los hijos y la vida familiar. A partir de ahora, estos laicos podrán ser ordenados diánocos permanentes en la diócesis de Plasencia y «podrán impartir todos los sacramentos, excepto la eucaristía y la confesión», en palabas del obispo diocesano, José Luis Retana.

Es decir, podrán administrar el bautismo, casar, dar homilías o distribuir la comunión fuera de la misa y asistir al obispo. Según explicó ayer monseñor Retana, estarán al servicio del obispo y la diócesis pero, como tendrán su trabajo, «se procurará que estén cerca de donde trabajan». De momento, hay tres candidatos, que ejercerían en Plasencia, Navalmoral y Don Benito.

Según el Obispado, en el 2009, el obispo Amadeo Rodríguez consultó la posibilidad de instaurar el diaconado permanente, una posibilidad que abrió el Concilio Vaticano II y se aprobó, pero no se llevó a efecto. Ahora, el obispo lo ha vuelto a consultar, con el mismo resultado positivo. Es una medida que se toma «por la escasez de sacerdotes y para dar a los laicos su sentido y vocación de corresponsabilidad».

Eso sí, monseñor Retana ha matizado que para desarrollarlo será necesario tener una formación teológica de un mínimo de tres años y, en principio, recibirán retribución por kilometraje.

Por otro lado, el obispo aprovechó ayer la festividad de San Francisco de Sales, patrón de los periodistas, para anunciar una nueva distribución del trabajo en las parroquias en función del número y tipo de fieles y dada la reducción de la población. El fin es que «no todas las parroquias tengan de todo» y unificar. Por ejemplo, los domingos ya no se celebra misa en la parroquia de Santa María de la Esperanza, porque la hay en San José, situada a escasos metros y, en su lugar, hay eucaristía en el colegio Santísima Trinidad, para toda Ciudad Jardín, Valcorchero y aledaños. También, si hay pocos niños de comunión en una parroquia, se pueden mover a otra etc...

Por otro lado, monseñor Retana ha presentado un nuevo logotipo y una nueva guía diocesana, que sustituye a la del 2014, con datos de sacerdotes, arciprestazgos, organismos y todo lo relacionado con la diócesis y el Obispado para favorecer el contacto y la información.

Pulsa aquí