+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Ha ejercido la labor de Guarda Rural desde 1991

Francisco Calvo recibe un homenaje del Ayuntamiento de Monesterio por su jubilación

 

Francisco Calvo recibe la placa de reconocimiento de manos del alcalde, Antonio Garrote. - R.M

Rafael Molina
18/01/2021

Francisco Calvo Flores, Guarda Rural del ayuntamiento de Monesterio, que acaba de jubilarse, recibió el homenaje de la Corporación Municipal y de sus compañeros, en el transcurso de la celebración del último pleno ordinario.

 Paco Calvo, --así es como se le conoce popularmente en la población--, que acudió acompañado por su esposa e hijos, “agradeció” la presencia de sus compañeros, así como a los responsables de los diferentes servicios y corporaciones con las que ha trabado durante estas cuatro décadas. “Si a alguien he podido hacer algún daño, no ha sido intencionado. Simplemente, mi trabajo era así”, manifestó el responsable del servicio de guardería rural del ayuntamiento, el día de su despedida oficial.

40 años

El alcalde, Antonio Garrote, destacó los “casi 40 años” que Calvo ha estado trabajando en la función pública, y su papel como “persona de referencia” del medio rural, desde que comenzó a trabajar en el año 1.981, en la extinta cámara agraria. Después pasaría a formar parte de la plantilla municipal. Del mismo modo, Garrote significó “lo complicado del trabajo en el campo”, aún más en un término municipal tan extenso como el de Monesterio, y el grado de “colaboración” con el que el trabajador jubilado “siempre ha tratado a los vecinos, para evitar afectaciones de las normas”.

 Desde el ayuntamiento se le hizo entrega de una placa conmemorativa “como agradecimiento a sus servicios”, con el deseo de que “junto a su familia disfrute de esta nueva situación”. El acto finalizó con el aplauso de todos los concejales de la corporación y de un grupo de compañeros, que acudieron a la sesión plenaria, como gesto de gratitud y amistad, en el día de su despedida por jubilación.