+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Al paro en sanidad, que cumple su tercer día, se unen otros sectores

Médicos, profesores y bomberos de Cataluña protestan ante el ‘Parlament’

Hubo momentos de tensión entre los Mossos y manifestantes

 

La manifestación de los bomberos fue la más aparatosa. - FERRÁN NADEU

REDACCIÓN BARCELONA
29/11/2018

Médicos de primaria y de la sanidad concertada, profesores, investigadores y estudiantes universitarios y bomberos coincidieron ayer en Cataluña en una jornada de huelga y protestas por sus condiciones laborales y para reclamar que se reviertan los recortes que sufrieron en los años de la crisis.

La tercera jornada de paro de los médicos de primaria, que tuvo un seguimiento del 74%, según el sindicato Metges y un 39% según el ICS, movilizó a cientos de profesionales que se manifestaron ante el Parlament para reclamar unos presupuestos para el año próximo que tengan en cuenta la sanidad.

Durante la jornada, médicos y el Instituto Catalán de la Salud (ICS) continuaron negociando sobre el estudio pormenorizado de las sobrecargas que padece cada ambulatorio, consultorio o dispensario de atención primaria, sin que a esta hora hayan alcanzado un acuerdo.

La principal discrepancia sigue siendo la negativa de Salud a fijar un número limitado de visitas por médico. A cambio, propone redistribuir las cargas de trabajo reduciendo las ratios de población por cada médico donde haya más problemas de demora.

Por su parte, ayer iniciaron dos días de huelga profesores y estudiantes de las universidades públicas catalanas. Los primeros piden, entre otras cosas, regular la figura del profesor asociado; los segundos, que se rebajen las tasas universitarias en Cataluña, las más caras de España y unas de las más caras de Europa, en un 30%, además de equiparar el precio de los másteres y los grados.

La jornada coincidió con una protesta laboral de los bomberos de la Generalitat, para denunciar el «deplorable» estado del parque móvil y centros de trabajo.