+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Previsión de desórdenes

Suspendidas las libranzas de la Ertaintza por la contracumbre del G7

Los ertzainas de la unidad antidisturbios han recibido un llamamiento para servicio especial desde las seis de la mañana del sábado 24 y sin hora expresa de término. Interior reforzará a los ertzainas con 1.000 policías y guardias civiles, después de que París haya pedido control del cruce de la frontera por radicales antisistema

 

En el tablón de anuncios de sus instalaciones de Iurreta (Vizcaya), los antidisturbios de la Ertzaintza pueden ver este listado de agentes con el descanso suspendido para que presten servicio ante las movilizaciones de la contracumbre del G7. - EL PERIÓDICO

Juan José Fernández
16/08/2019

El Departamento de Interior del Gobierno Vasco ha suspendido las libranzas de todos los miembros de la Brigada Móvil de la Ertzaintza por la previsión de movilizaciones contra la cumbre del G7, cuya celebración está prevista entre el 24 y el 26 de agosto en la localidad francesa de Biarritz.

En la comisaría central de la Brigada Móvil, en Iurreta (Vizcaya), está colgado un aviso de "llamamiento de libre" así llaman en la Ertzaintza a la suspensión de días de descanso que afecta a toda la plantilla que inicialmente tenía festivo los próximos sábado 24 y domingo 25 de agosto. El sábado está prevista una gran manifestación entre Hendaya e Irún de las organizaciones opositoras, asociadas en torno a la plataforma G7Ez (G7 no).

La orden afecta a 82 agentes el sábado y 64 el domingo. Los ertzainas antidisturbios, también conocidos como beltzas (negros) por el color de su uniforme, tendrán que concentrarse a las seis de la mañana en Iurreta, junto a Durango, para estar a las 8 ya en Irún, según fuentes policiales vascas.

En el papel de convocatoria no figura la hora del final del servicio, pero los mandos han explicado los agentes en reuniones, según las mismas fuentes, que estarían de vuelta en Iurreta a las nueve de la noche, tras 16 horas de servicio. El condumio previsto para esa jornada de trabajo se expresa en el llamamiento con una sola palabra: "Bocadillos".

ESCASOS DE EFECTIVOS

La Brigada Móvil cuenta con 419 efectivos, de los que 14 son suboficiales, 62 son agentes veteranos o de primera y 343 son antidisturbios de base. Un intendente manda una unidad cuyas condiciones de trabajo se volvieron dolorosamente controvertidas desde que, el 22 de febrero de 2018, el agente Inocencio Alonso, de 51 años, murió de un fallo cardíaco en una jornada de 14 horas ante los hooligans de un partido de fútbol en San Mamés (Bilbao).

En esta ocasión, "tendrán que trabajar 15 horas más una de vuelta, y al día siguiente otras tantas, sin más que seis horas de descanso entre una jornada y otra", lamenta Juan Carlos Sáenz, secretario de organización del sindicato de la Ertzaintza SIPE-Fepol.

Esa organización sindical ha dirigido una nota a la consejera de Seguridad del Gobierno Vasco, Estefanía Beltrán de Heredia exigiendo que informe "de cuántos ertzainas de día libre de trabajo dispone para el dispositivo de la cumbre del G7". El ejecutivo de Vitoria ha anunciado la movilización de 4.000 policías vascos extra ese fin de semana, cifra que pone en duda Sáenz: "No puede ser, no hay tantos ertzainas librando". El cuerpo tiene 7.900 efectivos. Las movilizaciones previstas suponen para los policías que no estén en labores ordinarias 32 horas de trabajo en 48 horas de calendario.

El Ministerio del Interior ha diseñado un plan de refuerzos con la subida a Euskadi de 1.000 efectivos del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, incluidos antidisturbios y agentes de Tráfico.

El ertzaina Sáenz denuncia la "endémica falta de personal de la Brigada Móvil de la Ertzaintza", y explica que "su plantilla está decidida en una Relación de Puestos de Trabajo precaria para las labores que han de afrontar".

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España