+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REACCIONES EN LOS PRINCIPALES AYUNTAMIENTOS EXTREMEÑOS

Los municipios ven con cautela la reforma de su financiación

El Gobierno anunció la semana pasada su intención de reformar la Ley de Bases de Régimen Local.  

REDACCIONREDACCION 11/09/2006

Los responsables municipales extremeños han acogido con esperanza, aunque también con cierta desconfianza, la intención del Gobierno de reformar la Ley de Bases de Régimen Local, que regula los ayuntamientos. Según el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, se trataría de fijar con claridad las competencias municipales y asegurar la financiación adecuada para ejercerlas. De este modo se acabaría con una situación de indefinición que hace que los ayuntamientos asuman servicios para los que no tienen competencias ni financiación, lo que les aboca a endeudarse cada vez más.

Desde el municipalismo extremeños, las posiciones más escépticas son las mantenidas desde los ayuntamientos de Badajoz y Mérida, mientras que desde otros como el de Plasencia o el de Villanueva de la Serera se apunta que los cambios caminan en la dirección correcta.

El alcalde de Cáceres, Jose María Saponi, expresa su satisfacción ante la propuesta de reforma de esta ley, informa Rocío Cantero. A su juicio, "si el hecho de que ahora hablen de blindar las competencias de los ayuntamientos significa que se les otorga la importancia que la Constitución les reconoce, ya iba siendo hora de que se planteara el tema". Según Saponi, las reformas introducidas deben ocuparse de "regular las ayudas a los ayuntamientos, de forma que cuenten con las competencias que realmente deben tener y con las ayudas necesarias para afrontarlas". El alcalde cacereño se refiere a la ley actual como "un corsé" para el desarrollo de las ciudades por lo que solicita al ejecutivo de Zapatero "que se ponga a trabajar" para "cerrar cuanto antes la nueva ley" y expresa su deseo de que la reforma no se quede en "un anuncio más".

Por su parte, el portavoz del equipo municipal de gobierno en Badajoz, José Antonio Monago, cree que lo "sustancial" de este asunto no es tanto decidir las competencias de la administración local --"que las tiene todas"-- sino que el problema es "el dinero", porque "aquí no hay voluntad de delegar competencias con financiación", informa Ascensión Martínez. Monago afirma que el Gobierno central ya abrió un proceso de descentralización en favor de las autonomías que permitió que la extremeña "sea un Reino de Taifa que no suelta ninguna competencia".

Para el portavoz carece de importancia que se cambie la ley si "al final" a los ayuntamientos les exigen responsabilidades y no se les pone dinero encima de la mesa. "La reforma está muy bien pero tiene que venir acompañada de dinero", recalca Monago, que asegura que esto no sucederá porque se trata de una regulación de ámbito nacional y aunque ha habido regiones que "entienden ese mensaje" y han aprobado su propia ley de bases de régimen local, no ocurre así en Extremadura, donde "Ibarra no suelta un duro a los ayuntamientos, porque lo que quiere es mantener el reinado que tiene aquí".

En esta misma línea crítica se enmarca el posicionamiento de Pedro Acedo, alcalde de Mérida y vicepresidente de la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura (Fempex), que muestra su desconfianza hacia la propuesta de regulación de competencias y financiación de los municipios, indicando que en los últimos años "este asunto ha ido en retroceso", informa Juan Carlos Zambrano. Acedo apunta: "Ojalá fuese cierto, porque más pronto que tarde los ayuntamientos reventarán por algún sitio, ya que asumen servicios que no les corresponden y acumulan deudas, pero no pueden dejar de prestar esos servicios". El alcalde emeritense incide en que, en todo caso, quien tendría que ceder más competencias y fondos es la Junta, "y ahí, con la Iglesia hemos topado, porque vamos justo en sentido contrario". Como ejemplo de ello cita las nuevas leyes urbanísticas "que son un escándalo y dejan en la práctica toda la decisión en la Junta, que construye donde le da la gana mediante los PIR".

Para Acedo la situación de los municipios en cuanto a competencias reales se refiere "es de vergüenza, porque se hizo la primera descentralización, pero se ha frenado la segunda, y en regiones como Extremadura se ha llegado a que el presidente de la Junta mande más en los asuntos

Pasa a la página siguiente