+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TIEMPO PARA PASEAR Y DISFRUTAR DEL PAISAJE

Zapatero ya disfruta de sus vacaciones en la comarca asturiana de Los Oscos

 

Zapatero y su mujer, Sonsoles Espinosa, ante un hórreo de Villanueva de los Oscos (Asturias). - Foto: EFE / J. L. CEREJEIDO

EFEEFE 23/08/2007

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dedicará los ocho días que tiene previsto permanecer de vacaciones junto con su familia en la comarca asturiana de los Oscos a "pasear por el monte" y disfrutar del paisaje de una región que ha calificado de "paraíso" y de "maravilla".

Rodríguez Zapatero, que llegó anoche al núcleo rural de Santa Eufemia --en el municipio de Villanueva de Oscos--, ha posado hoy junto con su esposa, Sonsoles Espinosa, para los medios gráficos en las inmediaciones del establecimiento donde se hospedan, del que han salido para visitar el Ecomuseo del Pan, una de las múltiples iniciativas turísticas puestas en marcha en una comarca conocida hace 20 años como Las Hurdes asturianas.

Tras interesarse por el proceso de elaboración del pan y degustarlo en las dependencias del museo, el jefe del Ejecutivo se ha acercado a saludar a un grupo de vecinos y turistas que seguían su posado ante fotógrafos y cámaras de televisión. "Esto es una maravilla. Me encanta Asturias, la gente es estupenda y se duerme fenomenal", ha bromeado Zapatero con los curiosos, con algunos de los cuales ha tenido ocasión incluso de comentar los resultados de las últimas elecciones autonómicas y municipales.

Solo 400 vecinos

La estancia de Zapatero en la comarca de los Oscos, situada a unos 130 kilómetros de Oviedo y a más de dos horas de automóvil de la capital asturiana, debido a su accidentada orografía, ha despertado una gran expectación en un territorio que ha apostado desde hace años por el desarrollo del turismo rural. Así, antes de la llegada de Zapatero, la Asociación de Turismo Rural de los Oscos ha advertido de que su decisión de pasar unos días de vacaciones en esta comarca asturiana confirma el "acierto" de haber "apostado" desde hace años por un modelo de desarrollo sostenible para la comarca.

El concejo de Villanueva de Oscos es uno de los menos poblados de Asturias con poco más de 400 habitantes y la aldea donde se aloja Zapatero cuenta con apenas cuatro vecinos y seis edificaciones, entre ellas la casa rural que ocupan el presidente y su familia, situada a orillas del río Santa Eufemia.

80 euros diarios en temporada alta

La zona que ha elegido Zapatero para pasar sus últimos días de vacaciones sigue teniendo a la ganadería como principal actividad económica junto a un incipiente sector turístico y se encuentra inmersa en un debate sobre la conveniencia de sumar nuevos parques eólicos a las instalaciones de este tipo que ya funcionan.

Tras degustar el pan que se elabora en el horno del ecomuseo de Santa Eufemia, inaugurado la pasada Semana Santa, Zapatero y su esposa han paseado por los alrededores de la casa rural que ocupan, una tradicional construcción de labranza hecha con madera, piedra y pizarra que en temporada alta tiene un precio que no supera los 80 euros diarios por el alquiler de cada uno de sus dos apartamentos.

De la agenda privada del presidente del Gobierno no ha trascendido ningún detalle más allá de que dedicará su estancia a leer y a realizar algunas rutas de senderismo. "Me gusta mucho andar por el monte", ha apuntado hoy. También ha mantenido que regresará mañana a Madrid para presidir la reunión del Consejo de Ministros.

Itinerario trazado por el alcalde

Los senderos que recorrerá el jefe del Ejecutivo han sido sugeridos por el alcalde de Villanueva de Oscos, el socialista José Antonio Rodríguez Braña, que afronta su quinto mandato al frente de la corporación y que es además propietario de la casa rural en la que se alojan Rodríguez Zapatero y su familia.

La presencia de decenas de periodistas ha alterado hoy la tranquilidad de la capital del municipio, Villanueva, donde el cliente de uno de los escasos bares de la localidad advertía de la necesidad de no cobrar al presidente "más de 80 céntimos" por un café como el que él había solicitado.