Kiosco

El Periódico Extremadura

Francisco Rodríguez Criado

La muerte de la muerte

Según el ingeniero José Luis Cordeiro y el matemático y cofundador del sistema operativo Symbian David Wood, a partir de 2045 el rejuvenecimiento será posible y por tanto morir, o no morir –exceptuando los casos de accidente irreparable–, dependerá de nuestra voluntad. 

"Marco Aurelio dijo que morir no es otra cosa que cambiar de residencia. Pero ¿para qué mudarse?

decoration

Surgen estas declaraciones en plena promoción de La muerte de la muerte, un libro que levantará la moral de aquellos osados a quienes les gustaría vivir eternamente. 

La afirmación de Cordeiro y Wood, de ser cierta, marcaría un antes y un después en el devenir de la humanidad, anclada desde los tiempos de Atapuerca a la incuestionable ley natural según la cual tenemos fecha de caducidad desde el nacimiento. 

Es decir, que el verbo «morir», inserto en el subconsciente de todo cuanto hacemos, pensamos y deseamos, se vería despojado de su carga dramática. Ya no necesitaríamos más poetas que lo glosen con versos henchidos, ni pagar a un vidente para que nos prediga una larga vida, ni tener miedo a la enfermedad. Lo único necesario para estar vivo será desearlo. 

Marco Aurelio dijo que morir no es otra cosa que cambiar de residencia. ¿Pero para qué mudarte de residencia si en la que estás la comida y las vistas son agradables? ¿Para qué tanta prisa en decir el último adiós si puedes ver crecer a tus hijos durante doscientos o trescientos años? ¿Para qué alcanzar el descanso de los justos, si lo que deseas es seguir en este mundo al que ya le has tomado cariño, por injusto y cansino que resulte?

Desconozco qué hay de cierto y qué de rocambolesco en la tesis que sustenta La muerte de la muerte. ¿Estamos ante dos sabios preclaros o ante dos charlatanes? ¿Es lo suyo un proyecto con base científica o tan solo una chifladura de ciencia ficción? ¿Debemos ilusionarnos con una muerte a la carta, o es mejor seguir creyendo que somos efímeros? ¿Tendremos que velar la muerte?

Espero vivir hasta 2045 para comprobarlo. 

Compartir el artículo

stats