Kiosco

El Periódico Extremadura

Enrique Pérez Romero

Nueva sociedad, nueva política

Enrique Pérez Romero

Vidas ejemplares (XXI): Manuel Prado y Colón de Carvajal

Como casi todos los herederos de tradiciones «nobles», nunca tuvo trabajos como los del común de los mortales

Hijo del diplomático Julio Prado, voluntario franquista en la Guerra Civil, y de Pilar Colón de Carvajal, descendiente de Cristóbal Colón, Manuel Prado (1931-2009) tuvo fácil encajar en ambientes selectos cuando su padre fue destinado a Madrid. En su círculo más estrecho apareció en 1974 Don Juan Carlos I, ya designado por Francisco Franco como sucesor en la jefatura del Estado. 

Cuando Juan Carlos comenzó su monarquía, Manuel Prado y Colón de Carvajal se convirtió en su administrador privado durante más de dos décadas. No solo eso. En las biografías autorizadas de Juan Carlos (Vilallonga, 1992) y Sofía (Urbano, 1996) queda claro que la relación superó con mucho lo profesional. Juan Carlos le definía como un «amigo muy íntimo», de hecho «el único en el que podía depositar mi confianza». Sofía le incluía en «la familia, las personas de la casa». En las primeras cortes democráticas (junio 1977) fue senador por designación real. 

Las memorias de Manuel Prado («Una lealtad real», Editorial Almuzara, 2018) tardaron nueve años en publicarse tras su muerte, por expreso deseo suyo. También tenían alguna explicitud. Por ejemplo, una de las dedicatorias, a Mohamed Eyad Kayali (1935-2019), empresario sirio y hombre fuerte del régimen saudí en España, que fue quien pagó la célebre e infausta cacería de Juan Carlos en Botswana (2012). 

La conexión arábiga de Prado venía de lejos. La historiadora Patricia Sverlo, en una autobiografía no autorizada de Juan Carlos, cuenta que un día de agosto de 1990 el rey de España llama desde una cabina del Hotel Claridge de Londres. Al otro lado, el presidente de KIO (Kuwait Investment Office), la empresa que utilizó la familia real Al Sabah para, apresuradamente por la invasión iraquí, repartir fondos sin límite entre otros países. Para entonces, el delegado de KIO en España, Javier de la Rosa (ver Vidas ejemplares VI) ya estaría en contacto con Prado. 

Como casi todos los herederos de tradiciones «nobles», Manuel Prado nunca tuvo trabajos como los del común de los mortales. Era empresario, y no cualquiera. Estos «brillantes» emprendedores por herencia siempre acaban ligando sus fortunas al dinero público. Su primer trabajo relevante, con Juan Carlos ya como jefe del Estado, fue presidir Iberia (1976-1978) con cuarenta y cinco años. 

Manuel Prado y Colón de Carvajal ingresó en prisión el 26/04/2004 en la cárcel de Morón de la Frontera (Sevilla), condenado a dos años por el «caso Wardbase», que investigaba el cobro de casi doce millones de euros procedentes del Grupo Torras en 1992. La sentencia, confirmada por el Tribunal Supremo, establecía que Prado había cobrado esa cantidad de KIO y la había depositado en una cuenta a su nombre en Suiza. Solo cumplió dos meses de prisión.

Conocimos el 06/11/2021 que la tercera investigación de la Fiscalía del Tribunal Supremo sobre la fortuna del rey emérito había destapado la existencia de un conglomerado empresarial en la isla de Jersey diseñado por Prado, que casualmente escondería una cantidad muy parecida a la recibida de KIO. 

Manuel Prado y Colón de Carvajal ya se había salvado por los pelos de las investigaciones por el desfalco del Banco de Descuento, donde pagó su hermano Diego, ex presidente de la entidad, acusado de apropiarse de 34 millones de euros, por lo que se le pidieron quince años de prisión en un juicio que comenzó el 29/03/1995, aunque falleció solo un mes después. Posteriormente al juicio por el «caso Wardbase», Manuel fue condenado con penas menores en otros procesos por corrupción, como el «caso Grand Tibidabo» (15/02/2008).

El hijo de Manuel, Francisco de Borja Prado y Eulate (n. 1956) es presidente de Mediaset desde el pasado 22 de febrero y miembro destacado de la delegación española de la Comisión Trilateral fundada por David Rockfeller en 1973, organización hermana del oscuro Club Bilderberg. Las investigaciones de la «lista Falciani» (más de cien mil evasores fiscales a través del banco HSBC en Suiza) hicieron emerger los nombres de Teresa Prado (hija de Manuel), Javier Corsini (yerno), Paloma Eulate (ex mujer) y Gonzalo Prado (sobrino). 

Manuel Prado y Colón de Carvajal posee la Gran Cruz al Mérito Aeronáutico, la Gran Cruz al Mérito Naval, la Legión de Honor de Francia en grado de Comendador y la Real Orden de Abdul Aziz de Arabia Saudí.

*Licenciado en CC de la Información

Compartir el artículo

stats