Kiosco

El Periódico Extremadura

Francisco Rodríguez Criado

Fichajes

Mbappé ha sabido manipular a Florentino Pérez para que el PSG le sirva en bandeja la luna

Nada me aburre más que las informaciones sobre los fichajes de los futbolistas. Entiendo que son un filón para la prensa deportiva, que puede estar semanas, meses e incluso años hablando (sin decir nada) sobre los futbolistas que podrían llegar, que ya han sido fichados o que al final se marchan a otro equipo (a veces, todo a uno).

Son la salsa rosa del deporte rey, una catarata de informaciones infantiles e inanes que dan para rellenar periódicos y programas de radio y televisión contando no lo que pasa, sino el posible advenimiento de un mesías en botas.

El caso más sangrante es el de Kylian Mbappé, cuyo fichaje fantasma por parte del Real Madrid ha copado la prensa (no solo la deportiva) durante más de dos años. Ciertos youtubers han grabado un vídeo diario contándonos las impresiones del jugador, de la madre, del agente, de Florentino, de la mirada de arrobamiento del jugador cuando jugó en el Bernabéu… ¿Es comprensible un culto a la personalidad de dimensiones inauditas solo porque un equipo está interesado en fichar a un jugador? No, en absoluto.

Mbappé ha sabido manipular a Florentino Pérez para que el PSG le sirva en bandeja la luna. Resulta incomprensible que todo un presidente del Real Madrid, capaz de abrir la puerta de salida a malcriados como Cristiano Ronaldo o Sergio Ramos, haya hecho semejante ridículo. Todo por un jugador que tendrá que ver la final de la Champions (y que puede ganar el Real Madrid) como siempre: en la televisión.

No debería haber sido el Real Madrid el que se rebajara hasta límites insospechados durante estos años para fichar a Mbappé. Debería haber sido el jugador francés quien se pusiera en bandeja para ser fichado por el mejor equipo del mundo. Un jugador que seguirá militando en un equipo que,pese a sus petrodólares, a Messi, Neymar y el propio Mbappé, sigue fracasando en Champions.

A eso se le llama “justicia divina”. 

*Escritor

Compartir el artículo

stats