Controlar el colesterol sin acudir a la farmacología resulta complicado. Los médicos siempre nos recomiendan ejercicio físico y una alimentación específica que permitirá bajarlo sin atiborrarnos a medicamentos. Estas dos recomendaciones (ejercicio físico y control de la comida) también facilitan la pérdida de peso.

Tanto para regular el colesterol como para adelgazar hay que desterrar ciertos hábitos y ciertas comidas como los dulces. No resulta fácil, pero imponerse una rutina ayuda a eliminar esos hábitos perniciosos para nuestra salud. También debes elegir bien qué alimentos sustituyen a esos dulces tan atrayentes y que el cuerpo nos pide. Se trata de superalimentos, fáciles de localizar en los supermercados, que no atacan a nuestra salud, que cuentan con propiedades saciantes y son fuente de fibra.

Uno de esos superalimentos es el dátil, un gran desconocido entre los consumidores. Este fruto contiene características específicas para alcanzar el éxito tanto en la pérdida de peso como en la reducción del colesterol.

Es una gran fuente de fibra y un alimento deshidratado, debido a su bajo contenido de agua. Pero lo más interesante es que tiene un sabor dulce y que no aportan ningún tipo de azúcar añadido.

El consumo de dátiles a diario protege contra la arteroesclerosis, principal causa de ataques cardíacos y accidentes cardiovasculares, según un estudio realizado por el profesor Michael Aviram, bioquímico del Technion-Israel Institute of Science, y publicado en 'Journal of Agricultural and Food Chemistry'. En concreto, este trabajo, realizado sobre una muestra de 10 personas, demostró que, tras cuatro semanas consumiendo dátiles, se experimenta una disminución del 15 por ciento de los triglicéridos y del 33 por ciento de la oxidación de las grasas en la sangre.

Los dátiles son ricos en azúcares y vitaminas A y B y ya en la antigüedad se le llamaba la fruta del 'árbol de la vida'. Su consumo puede mejorar la calidad de los lípidos (grasas) en la sangre sin aumentar los niveles de azúcar.

Un rico postre

Te proponemos una deliciosa receta de magdalenas doble chocolate que podrás elaborar en prácticamente 20 minutos y que no tiene nada de azúcar. La cuenta foodtropia, que cuenta con casi 200.000 seguidores propone esta deliciosa y divertida recetas, ideal para preparar con los más pequeños de la casa.

Ingredientes para 8 magdalenas:

  • 2 plátanos maduros.
  • 10 cucharadas de copos de avena para triturar y hacerlos harina o directamente 10 cucharadas de harina de avena.
  • 50 gr de almendras crudas para triturar o harina de almendra.
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo desgrasado.
  • 4 dátiles medjoul.
  • 2 huevos.
  • chocolate 85% cacao.
  • una cucharadita de levadura.
  • Opcional: un chorrito de leche o bebida vegetal para aligerar la masa.

Lo primero que debemos hacer es triturar bien la avena y las almendras para convertirlas en harina. Una vez que lo tengamos, las reservamos en un cuenco cada una. A continuación, batimos el plátano, el huevo y los dátiles sin hueso.

El siguiente paso es mezclar la masa que nos has quedado con la harina de avena y de almendras que hicimos anteriormente. Posteriormente espolvoreamos el cacao en polvo y removemos bien la mezcla.

El siguiente pasado es sumar una cucharadita de levadura. Después, con un cuchara, añadimos las magdalenas a un molde. Lo ideal es rociar muy levemente esos moldes con un poco de aceite para que engrase bien la mezcla.

Como añadido opcional, se puede poner encima de cada magdalena un pequeño trozo de chocolate (cuanto más alto sea su porcentaje, menos azúcar tendrá y más sano será para nosotros).

Por último, horneamos nuestras magdalenas en el horno durante 20 minutos y a temperatura 180 grados.