Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El Periódico Extremadura | Viernes, 26 de mayo de 2017 - Edición impresa

BARBACOA, JAMÓN, PAELLA Y PASODOBLES EN LA FIESTA DEL BAR DE LA PLAZA DE ITALIA

Medio siglo del bar cacereño Las Cancelas

Felipe Vázquez y Nieves Palacios abrieron el 20 de marzo de 1967 este bar de la plaza de Italia. Acababan de volver de Alemania, donde ambos se marcharon a trabajar para mantener a la familia. Ayer el local celebró su cincuenta cumpleaños

Sira Rumbo Ortega
20/03/2017

 

Un 20 de marzo de 1967 Felipe Vázquez y Nieves Palacios reabrían en bar Las Cancelas en la Plaza de Italia, la ‘Placi’, como los cacereños conocían a este barrio. Acababan de llegar de Alemania, donde ambos habían estado trabajando en una fábrica de persianas, pero cuando ella quedó embarazada decidieron volver a España. En Las Cancelas se pusieron de moda los pinchos de callos, de oreja, de boquerones y de albóndigas que cocinaba cada día Nieves. Él comenzaba a trabajar muy temprano, a las cinco y media de la madrugada, porque daba de desayunar a los trabajadores del mercado de abastos, que entonces estaba en Obispo Galarza.

El negocio empezó a ponerse de moda, a pesar de que anteriormente había adquirido mala fama porque en él solían frecuentar las mujeres de los burdeles que se instalaron por aquella zona, había al menos una docena. Muy conocidos eran también los boletos que se vendían en Las Cancelas, con los que los clientes podían llevarse grandes premios (costaban una o dos pesetas). Cuando se abrían había varias posibilidades: que pusiera «no tiene premio», «siga jugando» o que tocaran 50, 100 e incluso 500 pesetas.

Hoy Felipe (82 años) y Nieves (80 años) están jubilados y el local lo regentan tres de sus cinco hijos: Nieves, Paco y José. Ayer cerraron hasta la calle Ceres (donde se ubica el establecimiento) para festejar el medio siglo de vida. Estaban los de ahora y los de siempre. Muchos de los clientes, que ya han dejado de vivir en el barrio, se acercaron para saludar a Nieves y Felipe. Ambos estaban visiblemente emocionados. «Es un orgullo encontrarte con gente de aquella época. Estoy muy orgullosa de que mis hijos hayan decidido seguir con el negocio, lo hacen muy bien», decía Nieves. A ambos sus hijos les regalaron ayer una placa para agradecerles su trabajo por mantener el negocio.

Para la fiesta llevaron a una banda de música que animó el ambiente desde mediodía con sus pasodobles. También prepararon una barbacoa, partieron dos jamones y elaboraron una gran paella para todos los asistentes. Los actuales gerentes del bar dicen que el secreto para mantener el local durante medio siglo se lo enseñaron sus padres: «Nos han criado en la educación del trabajo, es lo que nosotros hemos visto con ellos toda la vida; aunque también influye la buena clientela que siempre hemos tenido», decía ayer Paco, uno de los tres hermanos propietarios.

4 Comentarios
04

Por g.emma70 16:01 - 20.03.2017

Grandes personas y grandes trabajadores y así lo han legado a sus excelentes hijos. Mi padre era un cliente habitual y siempre han dado un trato exquisito a su clientela. La Sra Nieves una gran cocinera. Enhorabuena a sus hijos por tener unos maravillosos padres

03

Por Pericon 15:01 - 20.03.2017

Me alegro por Felipe, Nieves y algunos de sus hijos que se hicieron cargo del bar. Por cierto, comentar que aunque algunos del mercado iban a las cancelas como dice el texto, la gran mayoría iban a otro bar que había en la calle Piedad: bar el Mercado que llevaba el buen Sr. Juan Andrés y su señora. ¡Qué ricos esos pinchos!

02

Por Besana 11:43 - 20.03.2017

Un claro ejemplo de entrega,trabajo,sacrificios y mucha destreza. En medio siglo han pasado muchas cosas, pero la constancia siempre ha permanecido. Enhorabuena por ese medio siglo.

01

Por hurdano 11:29 - 20.03.2017

Enhorabuena a Felipe y Nieves, por haber conseguido mantener el negocio durante 50 años, esto hoy en día no es nada fácil, pero con mucho trabajo lo habéis conseguido.