Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

50 AÑOS DEL VETO EN EL MARATÓN DE BOSTON

Esta vez nadie le chilló "sal de mi carrera y devuélveme el dorsal"

Katherine Switzer completa el maratón de Boston a los 50 años de querer expulsarla por ser mujer. El dorsal 261 pasó a la historia como símbolo de la lucha de las mujeres por sus derechos

SERGI LÓPEZ-EGEA
18/04/2017

 

Esta vez nadie la empujó, ni la invitó a marcharse, que se fuera a su casa, que el correr era cosa de hombres. Nadie le chilló aquello de “sal de mi carrera y devuélveme el dorsal”, la triste frase atribuída a Jock Semple, co-director del Maratón de Boston hace 50 años. En su defensa alegó que las mujeres tenían prohibido correr el maratón y que el dorsal en el vientre de una chica podía acarrearle problemas y perder la licencia.

Hace 50 años Katherine Switzer tenía 20 años y su novio y un grupo de amigos la invitaron a apuntarse al maratón de Boston sin descubrir su identidad femenina. En la ficha de inscripción puso las siglas K. V. y su apellido y le atribuyeron el dorsal 261, un número que quedó para siempre unido a la lucha de las mujeres –a lo queSwitzer ha dedicado parte de su vida—para defender sus derechos.

PERIODISTA, ESCRITORA Y SOBRE TODO ATLETA

Switzer llegó a la meta de Boston, rodeada de hombres, con un tiempo de 4.21.95 horas y con el cabreo monumental del organizador. “Ese hombre enfadado –ha declarado Switzer—cambió mi vida y la de millones de mujeres”.

Con 70 años, periodista, escritora, comentarista de televisión, y siempre atleta, Switzer volvió a ser la heroína de Boston, pero esta vez nadie la persiguió, ni a ella ni a las 13.698 mujeres que se apuntaron a uno de los monumentos de los 42.195 metros.

Esta vez Katherine Switzerse colocó su dorsal, el 261, y recorrió Boston con el aplauso del público, la atención de las cámaras y sobre todo el reconocimiento y el homenaje de la organización de la prueba. Llegó a la meta y lo hizo en 4 horas 44 minutos y 31 segundos. Feliz, la octava en su círculo de edad, y recordando viejos tiempos, porque ella, además de pionera, luchadora, escritora y periodista, fue una notable atleta, ganadora del maratón de Nueva York en 1974 y del de Boston, un año más tarde, cuando las mujeres ya podían correr, ganar y disfrutar como este lunes en la ciudad estadounidense.

LAS MEMORIAS

Como atleta de élite llegó a correr 39 maratones, allanó el camino para que las mujeres participaran por primera vez en un maratón olímpico (Los Ángeles, 1984), creo el club ‘261 sin miedo’ e invitó a mujeres de todo el planeta a correr, a correr en libertad. Y escribió sus memorias donde relató la escena que cambió su vida: “Un gran hombre con los dientes al descubierto se lanzó sobre mí gritándome: ‘sal de mi carrera y devuélmeme el dorsal’”.

El lunes solo tenía la admiración del público, la organización dispuesta a ayudarla tras atravesar la meta. “La carrera no ha sido una celebración de estos últimos 50 años, si no de los próximos 50 que vendrán”, dijo feliz. Y añadió: “Estamos a años luz de lo que pasó en 1967 pero todavía tenemos un largo camino por recorrer”. El 45% de los inscritos al maratón de Boston 2017 fueron mujeres.