Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

AUTOR DE LA NOVELA 'NE OBLIVISCARIS'

Fernando Alcalá: "En mi libro el mejor villano es el olvido, porque nada hay peor que te olviden"

MIGUEL ANGEL MUÑOZMIGUEL ANGEL MUÑOZ
17/11/2010

 

Su primera novela acaba de salir a la luz. En una lejana isla del mar del Norte un grupo de chicos descubre una realidad aterradora. Entonces, unirán sus fuerzas para evitar que la tormenta del olvido arrase con todo lo que conocen. En esta entrevista, el autor de Ne obliviscaris : el joven profesor cacereño Fernando Alcalá, desgrana los entresijos de su obra y explica por qué el olvido es aún peor que la muerte.

--Su novela se llama Ne obliviscaris ...

--Durante un viaje a Escocia pasé por un castillo al que sus dueños habían bautizado precisamente como Ne obliviscaris , que en latín significa Nunca olvidar . Estaba metido en la escritura del libro cuando hice ese viaje y pensé que era el mejor título puesto que tiene mucho que ver con la trama de la obra, ya que sus personajes tienen que enfrentarse al olvido.

--Narra la historia de un grupo de chicos que descubre una realidad aterradora. Recuerda un poco a Los Cinco de Enid Blyton, la autora más famosa de libros para niños y jóvenes que escribió más de 700 obras llenas de acción y suspense...

--He hecho el libro que a mí me hubiera gustado leer. Siempre me ha gustado mucho el ambiente, el lugar donde se desarrolla la trama, los paisajes, los sabores... Mi objetivo era que la gente que me leyera sintiera lo mismo que yo sentía cuando leía estas novelas de aventuras. Creo que Los Cinco eran más realistas. La atmósfera de mi novela es más fantástica.

--Su novela potencia el miedo...

--Hoy en día lo que venden son las historias de miedo. Y a mí me gusta mucho el conflicto entre lo que sienten las personas y la realidad. El miedo, el temor ante lo que sucede alrededor.

--También potencia el sentido de la amistad, lo tribal...

--Es una novela para jóvenes y cuando se es joven la amistad y el grupo adquieren su sentido más verdadero porque es en esa etapa de la vida cuando estos sentimientos se descubren. Esta es una novela de adolescentes para adolescentes, donde se aborda el sacrificio, la convivencia, la unión... como auténticas experiencias.

--Y aborda el olvido, uno de los grandes males de este siglo...

--Lo que más miedo me da es el olvido, más que la muerte. En el olvido parece que nada de lo que has hecho hubiera sucedido, pero tras la muerte siempre queda un recuerdo. Cuando era adolescente, por ejemplo, me daba mucho miedo quedarme atrás y que me olvidaran. Por eso en mi novela pensé que el mejor villano era el olvido, porque nada hay peor que te olviden.

--¿En quién se inspiró?

--No puedo negar que Harry Potter me encanta y como lector me encantan las historias de los libros de JK Rowling. Cuando me he puesto a escribir me ha salido una ambientación similar, es una influencia que no puedo evitar.

--También se inspiró en los jóvenes...

--La juventud se refleja quizás de una manera muy ideal, puesto que el entorno donde se desarrolla la acción no es habitual y no trataba de hacer una novela realista sino fantástica. Por eso se refleja lo mejor que he visto en la juventud: la pasión y la lealtad, una juventud que creo que no está tan perdida como a veces nos tratan hacer ver. Y sí, existe una inspiración en mis alumnos, en mis compañeros. Una sonrisa, la palabra de un alumno te puede hacer un clic y llevarte a una historia.

--¿Qué siente hoy?

--Ufff, un sueño cumplido, darme cuenta de que lo que realmente me gusta es escribir.