Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

San Fernando 2010 Los orígenes de la feria de Cáceres.

San Fernando, casi como antes

Pocos tratos, mucha nostalgia y ambiente festivo en la feria ganadera.

R. CANTEROR. CANTERO
29/05/2010

 

Hubo pocos tratos, algún intercambio entre ganaderos y mucha nostalgia, de aquellos tiempos en lo que todo era de otra forma. "Antes se podía vender una yunta --una pareja de animales que se utilizan para trabajar en el campo-- por cerca de 800.000 pesetas, pero hoy en día la gente quiere un caballo, y solo si es para montar", explica sobre cómo ha cambiado el negocio del ganado, Ramón Silva, que como él dice, lleva "algún tiempo" dedicándose a ello. Ayer participó en feria de ganado equino que impulsa desde hace tres años la Asociación de Amigos del Parque del Príncipe, para rememorar los orígenes ganaderos de las actuales fiestas de San Fernando. Como la mayoría de los demás, no consiguió hacer trato --hubo una decena en total-- aunque sí dos de los premios que se entregaban; uno de ellos por una yunta de mulas, que fueron consideradas las mejores de entre los 180 animales que participaron en esta feria-tributo.

Otro galardón llegó a la familia por el arte a lomos de un caballo que destiló su nieto, Angel Silva Jiménez. Tiene cuatro años y consiguió el premio Elegancia Masculina , ataviado con traje corto y sombrero cordobés, y dominando a una yegua de 12 años.

El título femenino fue para una amazona de siete años, Verónica Quintanilla, que comenzó a montar cuando tenía tres a lomos de Beauty con al ayuda de su tío Javi y que ayer iba, zajones curtidos y flor naranja en el pelo incluidos, a lomos de la yegua en la que monta a diario, Bonita . "La familia se dedicaba al ganado, pero ahora es pura tradición, y estoy segura de que ella la continuará", decía orgullosa su madre, Verónica Jiménez, que también reconoce el desembolso que supone la afición de la niña: "casi 6.000 euros al año". Solo asistir a la feria de ayer les había costado 100 euros entre herrajes, veterinario y desparasitar al animal.

También hubo premios para el mejor caballo, un ejemplar blanco de José Barquero Manzano, que lució al animal durante toda la mañana en el picadero del hípico. Los niños pudieron disfrutar allí de paseos en burro, "una actividad para la feria que queremos consolidar", reconoció Matías Simón, del colectivo organizador.