+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA RENOVACIÓN DEL ASTURIANO

La petición de Fernando Alonso para renovar: 40 millones y correr LeMans y las 500 Millas

El piloto asturiano desea que en su nuevo contrato se le permita correr las 24 horas de LeMans y las 500 millas de Indianápolis

 

Fernando Alonso, en el box de McLaren-Honda en Sepang (Malasia). - EFE / DIEGO AZUBEL

MIGUEL MARTÍNEZ
13/10/2017

Martin Whitmarsh era el CEO de McLaren a finales del 2012 cuando la escudería de Woking disponía de quizá el coche más competitivo de aquella temporada en la que, sin embargo, fueron Sebastian Vettel (Red Bull) y Fernando Alonso (Ferrari) quienes disputaron el título hasta la última carrera. Los problemas de fiabilidad en su coche, unido a los consejos, las promesas de triunfos y un jugosísimo contrato ofrecidos por Ross Brawn hicieron migrar a Lewis Hamilton de McLaren a Mercedes a finales de aquella temporada.

McLaren entró en barrena en el 2013 con un chasis completamente nuevo y Checo Pérez y Jenson Button como pilotos. Whitmarsh fue despedido y Ron Dennis recuperó el mando en Woking. El fundador y accionista de McLaren fundamentó su plan para propiciar la reacción de su escudería en dos premisas: la primera era que el equipo nunca sería campeón con el mismo motor Mercedes de la escudería que dominaría el Mundial. La segundo era clara también: necesitaba a un piloto top para ganar.

Oferta irrechazable
Así que durante aquella temporada 2013 concretó el acuerdo para equipar motores Honda a partir de 2015 y envió una oferta a Alonso que consideraba "irrechazable" y que había sido redactada por el propio Whitmarsh antes de dejar el equipo: sería el mejor pagado del paddock: 40 millones de ficha y el 20% de los ingresos por publicidad de los patrocinadores que vinieran de su mano al equipo.

Alonso se hartó de ser segundo en Ferrari, atendió el interés de Mercedes que después no se concretó y a mediados del 2014 acabó por aceptar la oferta de Dennis para volver a McLaren en el 2015: 40 millones por temporada. Ese ha sido su contrato en estos últimos tres años, y ese es el punto de partida para la renovación sobre la que Luis García Abad, su mánager, viene trabajando en los últimos meses.

Nunca se ha tocado esa cifra, aunque Alonso ha ido jugando con actuaciones fuera de la F-1, como su participación en las 500 Millas de Indianápolis, para paliar el desencanto de un coche equipado con el motor Honda que no le ha permitido luchar por nada importante en la F-1.

El más completo del mundo 
Y ahora, en el momento de su renovación, exige más: volver a correr las 500 Millas y, además, las 24 Horas de Le Mans. "La idea para el 2018 es ser competitivo después de unos años en los que no hemos tenido la posibilidad", explicó ayer en la redes sociales sobre el cambio al motor Renault de McLaren.

Sabe, como todo el mundo, que ese cambio de motor no será suficiente para volver a luchar por el título en F-1. Su pensamiento sigue siendo ser considerado como el piloto más completo. "Como ya he dicho varias veces, uno de mis objetivos es ser el mejor piloto del mundo el más completo del mundo y para eso sigo creyendo que tienes que ganar en otras categorías también y sobre todo, la Triple Corona, que es algo que no ha ganado nadie a parte de Graham Hill. Ese es uno de los objetivos así que vamos a intentar conseguirlo", explica en relación a ganar las 500 Millas y Le Mans para completar esa Triple Corona que incluye además el GP de Mónaco que F-1 que ya ha ganado en dos ocasiones.

"A veces nos centramos en la F1 porque es la mejor competición del mundo de máxima tecnología, pero hay otras disciplinas con otros coches, con menos tecnología, que requieren pilotaje diferente y habilidades distintas y es un gran reto para alguien que está especializado en otra cosa", añade.

Mantener la ficha
Disputar las 500 Millas con Honda o Chevrolet, mientras en F-1 corre con McLaren y motor Renault no es algo que nadie haya podido hacer hasta la fecha, y mucho menos combinarlo con una participación en Le Mans con Toyota, y todo eso, probablemente, con diferentes patrocinadores. Esa compleja combinación de intereses comerciales es aún más complicada si el bicampeón del mundo trata de mantener su ficha.

A su favor juega que sigue siendo el piloto más conocido de la F-1
A su favor juega que sigue siendo —acaba de salir un estudio de mercado— el piloto más conocido de la F-1, un auténtico monstruo mediático capaz de encabezar titulares en medio mundo solo con una foto, un acto, o el anuncio de que publicará su autobiografía a finales de 2018. Y, sobre todo, que en McLaren saben que solo Alonso les puede dar ahora mismo la posibilidad de luchar por podios tras su nueva motorización con Renault.

Sin prisa
"Estamos de acuerdo en lo importante, la duración y el dinero del nuevo contrato, solo quedan algunos flecos legales del contrato…", especifica Eric Boullier, el jefe de equipo. Ahora falta cuadrar cómo Alonso puede disputar las 500 Millas de Indianápolis y Le Mans. "Más o menos la decisión la puedo tener pero no hay nada totalmente finalizado. Así que ya se verá. Sigo con todas las opciones abiertas", insistió ayer, aunque la idea es poder anunciar ese acuerdo el miércoles o el jueves de la próxima semana, coincidiendo con su llegada al paddock del Circuito de las Américas donde se celebra el GP de Estados Unidos.

A sus 36 años tampoco tiene prisa. "Si hay que esperar a diciembre…" Lo importante para el asturiano es atar bien la búsqueda de la Triple Corona.